Para preparar los alimentos de obreros en paro, la Fundación Miguel Morales presto sus instalaciones para que trabajadoras de Autoliv pudieran elaborar la comida de cientos de sus compañeros.

En las instalaciones de la calle Guerrero entre 12 y 13, unas mujeres limpiaban frijol negro, otras hacian los sopes, y no falto quien cargara la fotografia de un reportero llamado Miguel.

Alvaro Morales, anfitrión de las huelguistas, dijo en exclusiva para lafronteradice.com que fue un privilegio poder recibirlas y dejar su granito de arena para el Movimiento Obrero de Matamoros.

“Yo creo que todos en algún momento hemos necesitado ayuda, mi propio hermano Miguel en su momento necesito y encontró quien le tendiera la mano, por eso nos da mucho gusto poder colaborar de esta sencilla manera”.

Afanosas, las mujeres sin perder el humor, agradecieron el apoyo de la fundación y manifestaron su deseo de que su petición de aumento del 20% sea escuchada para poder regresar a las plantas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here