vidaenarmonia

  Siempre pienso que Dios sabe porque hace las cosas y a veces te ubica en lugares en donde sin querer te toca escuchar conversaciones que no hubieras querido escuchar.

Hoy fue uno de esos días, estando en una conocida cafetería en la mesa contigua estaban tres personas, una pareja más o menos joven y una señora de edad madura.

Mientras la pareja discutía, o mejor dicho «Ella” a todo volumen (sin importarle quien escuchara) discutía los «gastos innecesarios» que «El» hacia refiriéndose al pago de las actividades extraescolares de fútbol del hijo, argumentando que: “era una perdida de tiempo y dinero porque ella no veía que tuviera aptitudes de futbolista”.

La señora madura permanecía cabizbaja y callada. “El”, firmemente respondió situando su tono de voz a la altura del de ella -Mi hijo seguirá tomando sus clases de fútbol. -¿Te falta o necesitas algo en mí casa o para ti? “Ella” sin contestar se levanto, mal acomodo la silla y salió molesta. Finalmente escuche a la señora madura dirigirse a «El» como su hijo apoyándolo en su decisión, por lo que mencionó concluí que era la abuela paterna y » Ella» era la pareja de «El», no la madre del niño.

¡Hola estimado lector! Por lo escuchado “Ella y El” eran pareja, quizás ya tenían tiempo en esa relación pues “Ella” se sentía con el derecho de opinar sobre el hijo de “El”.

Confieso que mil pensamientos vinieron a mi mente; dentro de mí felicite al padre por darle prioridad a su hijo y a sus actividades, pues “algunos” padres al tener una nueva pareja se dejan influenciar por ésta y olvidan que los hijos son continuidad nuestra, que con los hijos se posee un fuerte vinculo de sangre que es perpetuo y que al final vivan los padres juntos o no, son los hijos los que estarán siempre en la última etapa de nuestros días. Considero que un padre que ama a sus hijos por ningún motivo debe permitir que una tercera persona (pareja, familiar, amistad) lo aleje, mucho menos influya en la relación, las decisiones o acciones con sus hijos.

Sino hubiera sido testigo anónimo de esta conversación, sino hubiera escuchado lo que escuche, no hubiera recordado una reflexión que tenia guardada hace tiempo, te la comparto.

Una vez un Amigo pregunto… -¿Porque gastar tanto dinero y tiempo para que tu hijo entrene y juegue Fútbol?

– RESPUESTA: – Bueno, te confieso, yo no pago porque mi hijo entrene y juegue Fútbol. ¿Sabes Que estoy pagando? -Pago por esos momentos en que mi hijo vuelve tan cansado que no tiene ganas de discutir. Pago por esos días en que veo que mi hijo a pesar de venir a casa de la escuela demasiado cansado para ir a entrenar, de todas formas va. Ese Pago vale para que mi hijo aprenda a ser disciplinado, para que mi hijo aprenda a cuidar su cuerpo y su mente. Ese pago y tiempo valen para que mi hijo aprenda a trabajar con los demás y sea buen compañero de equipo y además quizás exista la oportunidad que tendrá mi hijo de hacer amistades para toda la vida. Esa inversión vale para que mi hijo aprenda a lidiar con la decepción o la frustración cuando no obtiene lo que esperaba, pero sabe que hay que trabajar más duro y aprenda a alcanzar sus objetivos.

Ese Pago y tiempo valen para que mi hijo entienda que toma horas y horas de trabajo duro y entrenamiento obtener un campeonato y que el éxito no ocurre de la noche a la mañana.

Esa inversión y tiempo valen porque puedo hacer que mi hijo este sobre un campo de juego y no frente al televisor, a la tablet o a un celular.

Podría seguir, pero para ser breve; No pago por el Fútbol. Pago por las oportunidades que le ofrece este deporte como actividad a mi hijo para desarrollar atributos y habilidades que le serán muy útiles a lo largo de su existencia y darle la oportunidad de valorar la vida.

En lo personal como mamá, estimable lector agrégales actividades extracurriculares a tus hijos y no desistas. Cuando mis hijos eran pequeños hice largas filas en el puente (entonces no había sentri), pase muchas horas esperándolos en campos de fútbol, en clases de Karate, pintura, ingles y también fui criticada pero me valió y no desistí. Orgullosamente puedo decirles POR LO QUE HE VISTO HASTA HOY… CREO QUE las clases extracurriculares HAN SIDO LA MEJOR INVERSIÓN, porque aparte de ser Hijos Maravillosos y Exitosos Profesionistas, son Extraordinarias Personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here