La justicia francesa condenó al expresidente Nicolás Sarkozy a tres años de prisión, incluyendo uno de obligado cumplimiento, por corrupción y tráfico de influencias. Los magistrados impusieron la misma pena de prisión que en primera instancia en marzo de 2021. El exmandatario conservador se convirtió entonces en el primer expresidente de la Quinta República condenado a prisión firme.

Sarkozy, de 68 años y a quien se le prohibió también durante tres años el derecho al sufragio, escuchó la decisión desde el banquillo de los acusados del tribunal de París con un semblante tenso.

El caso se remonta a comienzos de 2014, cuando los dos teléfonos del ya expresidente estaban bajo escucha por parte de la justicia en otra investigación sobre la presunta financiación libia de su campaña en 2007.

Los investigadores descubrieron entonces la existencia de una tercera línea telefónica bajo el seudónimo de «Paul Bismuth», que le servía para hablar sin temor a ser escuchado con su abogado y amigo Thierry Herzog.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here