El PAN y el PRI perdidos por una mujer

0
2953

Ahora me toca a mí hablar de Leticia Salazar y la mujer que tuvo todo para llegar a ser gobernadora de este maravilloso estado, Tamaulipas y lo perdió todo.

Así es, Leticia Salazar mujer de diminuta estatura pero muy perversa en el mundo de la política ya que en la actualidad es un cadever político por su muy, pero muy mal gobierno en los años del 2013.

A Lety Salazar se le cocina aparte, panista de corazón con varios puestos públicos en su a ver pero cuándo llegó a la corona como Alcaldesa de Matamoros se perdió y la voracidad ante más de 1600 millones del presupuesto hizo que en sus tres años de gobierno hundiera ella misma su carrera política.

Dinero es lo que le sobra, eso todos lo sabemos, y cómo no, sí dejo a Matamoros temblando de tanto desfalcó que hizo a las arcas del ayuntamiento que jamás comprobó y la Auditoría Superior del Estado (ASE) de brazos cruzados.

Leticia Salazar, de ella solo queda el recuerdo de que estando en el poder, pinto todo el pueblo de azul, hasta las cajas de los muertos de la funeraria municipal fueron pintadas de azul, y así de esa manera tan ruin les hacía sentir su poder debajo de la tierra a los que dejaban este mundo y requerían sus dádivas.

La mujer que llevará al PAN y al PRI a qué se vuelvan a perder, bueno lo poco que queda de esos partidos, porque el próximo año ella quedra estar en la boleta a como de lugar, ya probó las mieles del poder y sabe que estando sentada en la silla puede hacer abuso a diestra y siniestra.

Matamoros no olvida la muerte de tres hermanos ciudadanos americanos gracias al grupo Hércules liderado por ella. Hay una madre que clama justicia y no ha llegado. Pero lo que si le llegará, es la justicia divina ya que Dios no quiso que fuera gobernadora y además que se convirtiera en un muerto Político.

Recién tuve la desfortuna de verla en un evento del PRI en Matamoros y pude comprobar que Leticia Salazar jamás volverá a ser lo que hace un década fué. La deblaque está de manifiesto solo le queda su cabellera larga y negra, tan negra, cómo su historial político.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here