Habitaciones de hotel a 1.000 dólares la noche. Gasolina en aumento. Hasta el agua embotellada ha duplicado o triplicado su precio de la noche a la mañana.

Las autoridades de Texas dicen que la tormenta invernal que ha dejado sin electricidad ni agua a millones de habitantes se convirtió en una oportunidad para que algunos comerciantes sin escrúpulos se aprovechen de la situación y cobren precios exorbitantes por artículos básicos.

Un sistema activado el miércoles en Houston para que los residentes denuncien manipulación de precios recibió más de 450 quejas en menos de 20 horas, dijo el principal fiscal civil del condado Harris, Christian Menefee.

“Las cosas que estamos viendo sobre todo son hoteles que están fijando tarifas ridículas”, declaró Menefee. “Hemos visto denuncias de paquetes de agua vendidos a un precio dos o tres veces arriba de lo normal”.

Dashawn Walker, de 33 años, buscaba el martes en la noche una habitación de hotel para evitar el frío de su apartamento en Dallas porque no tenía electricidad. Cuando vio que todas las habitaciones de hotel en Dallas estaban reservadas, se fue en su vehículo a un hotel en el suburbio de Lewisville. Pagó 474 dólares por una noche.

“Es la locura”, manifestó. “¿Por qué todos los hoteles suben de precio en medio de una crisis? ¡Por favor! Todo mundo trata de salir adelante y ellos se aprovechan de una crisis; es muy injusto para la gente que no puede pagarlo”.

Ese tipo de alzas son ilegales de acuerdo con la ley en Texas, que prohíbe la venta “a precios exorbitantes o excesivos” de combustible, alimentos, medicinas, alojamientos, materiales de construcción u otros artículos si se ha efectuado una declaración de desastre estatal o federal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here