SIN EMBARGO.- Haití quedó hoy prácticamente paralizado por una huelga de transporte luego de tres días de violentos disturbios por un aumento en los precios de los combustibles, que el Gobierno dejó sin efecto poco después del anuncio.

El Primer Ministro, Jack Guy Lafontant, encabeza hoy una reunión con los representantes del Parlamento para evaluar la situación creada tras las violentas protestas, que han dejado al menos tres muertos y varios heridos.

En el primero de dos días de huelga convocada por los sindicatos, Puerto Príncipe, la capital de este deprimido país, quedó prácticamente desierta, con la presencia en las calles de solo vehículos privados, ya que el transporte público era nulo.

Las personas, además, han optado por permanecer en sus casas por precaución.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here