Evo Morales ha mostrado su agradecimiento al Gobierno mexicano, así como a sus autoridades en diversas ocasiones, pues fue el que lo ayudó a salir del territorio boliviano después del golpe de Estado.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, dijo esta mañana que las revelaciones hechas por Andrés Manuel López Obrador en su libro A la mitad del camino le demuestran que México lo salvó de morir asesinado por los golpistas.

“Con las nuevas revelaciones del libro A la mitad del camino del hermano Presidente de México Andrés Manuel López Obrador vuelvo a recordar cómo nos salvamos de ser asesinados por los golpistas. No contentos con arrebatarnos la elección y el Gobierno, intentaron quitarnos la vida”, escribió en su cuenta de Twitter.

“Por defender a los más humildes, por recuperar nuestros recursos naturales y por reivindicar los derechos de los pueblos indígenas, la derecha proimperialista le puso precio a mi cabeza. Ofrecieron 50 mil dólares a mi seguridad para que me entregue [entregara] a los golpistas. Sabotearon el plan de vuelo del avión que mandó el hermano López Obrador, atentaron criminalmente contra la aeronave y su tripulación. Perú y Ecuador cerraron sus cielos. Pero gracias al temple y solidaridad de los hermanos pilotos mexicanos logramos salir con vida”, agregó.

Miembros de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), integrantes de la tripulación del avión que sacó de Bolivia al expresidente Evo Morales, revelaron que al despegar la aeronave fue atacada con un proyectil presuntamente lanzado desde la base aérea de Chimoré, en Cochabamba, y que hubo que maniobrar para esquivarlo.

En el nuevo libro del Presidente López Obrador se incluyen fragmentos de un documento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), donde se revelan los momentos de tensión y amenazas sobre el mandatario boliviano mientras abandonaba su país rumbo a México, en noviembre de 2019, tras el golpe de Estado en su contra.

En el texto se afirma que cuando la aeronave que transportaba a Morales despegó, tras minutos de maniobras para impedirlo y agresiones de los uniformados bolivianos contra los militares mexicanos, un miembro de las fuerzas armadas bolivianas apuntó a la aeronave con un lanzacohetes RPG.

“Durante el ascenso inicial, el piloto alcanzó a observar desde el lado izquierdo de la cabina de mando, y cuando casi alcanzaba los mil 500 pies sobre el terreno, una estela luminosa similar a la característica de un cohete en la posición de las siete (atrás, a la izquierda de la trayectoria del avión) por debajo del horizonte”, reza el documento.

El integrante de la Fuerza Aérea Mexicana, al percatarse de que el ataque podía provenir de la base aérea, hizo un “viraje ceñido” hacia el lado opuesto de la trayectoria del proyectil, “incrementando el régimen de ascenso para evitar el impacto”.

La traza que dejó el proyectil quedó “muy por debajo de la altura de la aeronave” e hizo una “parábola hacia el terreno sin haber alcanzado la que en ese momento ya tenía, aproximadamente a tres mil pies”.

En el informe se afirma que lo ocurrido no fue comunicado a la tripulación “para evitar” que se incrementara “la tensión de la misión diplomática”, que buscaba “rescatar al exmandatario y darle asilo en México”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here