vidaenarmonia

   

“Soy vecino de este mundo por un rato y hoy coincide que también tú estás aquí coincidencias tan extrañas de la vida tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio…y coincidir”.

Y antes de que termine este día, les envío mis mejores deseos y  pensamientos. Agradezco a Dios por todos los amigos que de alguna u otra forma ha puesto en mi vida. Honro a los que permanecen y a los que aún a través de la distancia se hacen presentes,  bendigo a los que ya no están por sembrar amistad en mi corazón.

De mis padres aprendí que una de las cosas más valiosas era la amistad, con orgullo presumo que conservo amigas de la infancia que al juntarnos con carcajadas rememoramos travesuras y juegos y aún me recuerdan que cuando me cansaban les decía: ¿“ya se van a sus casas”? Conservo  amigos de mi adolescencia y de mi juventud y agradezco permanezcan en mi vida, pues me hacen recordar mis raíces y el apoyo en el camino andado para llegar a mis metas profesionales. Agradezco a Dios a los que llegaron antes de llegar a mi edad madura, permanecen y están siempre que los necesito.

Hoy te regalo una reflexión que me encanto sobre la amistad en la edad Madura:

“-La edad madura no solo trae arrugas, también trae experiencia por eso para algunos en esta edad, es más fácil hacer amigos verdaderos, sinceros y genuinos.

Para un adulto que se relaciona, cuentan mucho los gestos, las palabras, los silencios.
Para nosotros, los adultos las lágrimas pueden significar  tristeza, dolor, frustración, impotencia, etc., podremos dar apoyo y consejo pero nunca serán cadenas que sujeten nuestra amistad.

Las confidencias, las agradecemos como signo de confianza pero la madurez nos impide convertirnos en cómplices.
La amistad madura, mis estimados amigos y lectores, es una comunión de almas y espíritus, en la que se comparten confidencias, puntos de vista, autobiografías,  sentires y pesares por el puro placer de compartir.
La amistad madura tiene otra perspectiva para nosotros, amamos lo que hacemos y es muy raro que nos engañemos, por esa razón somos más selectivos a la hora de escoger y hacer amigos. Y no porque queramos, sino que, por la misma experiencia, buscamos encontrar pensamientos similares, somos transparentes para los que son como nosotros.

Por eso el ciberespacio no nos limita, ya que sin querer damos con ellos y nos volvemos a reencontrar a través de las redes sociales rememorando gratos recuerdos.

Sin duda los amigos en todos los tiempos son el mejor remedio para la soledad, el abatimiento y la tristeza cuando éstas aparecen en nuestra vida, por alguna razón. En la edad madura se valora mas la amistad, cuando se tienen amigos, jamás llegaremos a morir solos, porque muchos nos despedirán, y otros tantos nos estarán esperando.” (anónimo)

 

Pensar en el valor de la amistad y agradecer la presencia de los amigos nos obliga a centrarnos en aspectos positivos de nuestra vida, llegando a descubrir similitudes y respetando lo que nos hace diferentes.

Bien dice un proverbio “De la abundancia del corazón habla la boca” quién en su corazón abunda amor tendrá abundancia en amigos.

Feliz Día del Amor y la Amistad!! Miriam M.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here