Resiliencia, el camino hacia la “Nueva Normalidad”

0
1075

La vida es hermosa y vale la pena vivirla,            conscientes de que en algún momento del camino     la adversidad, las crisis y las desgracias forman parte de ella, sin embargo somos resilientes. M.M.

A finales de Enero estaba feliz regresando de un viaje y en mente planeando el siguiente en semana santa, los de verano y mil cosas más, sin embargo esta pandemia cambio mis planes y los de todos, sin estar preparados emocionalmente nos mando a un confinamiento (Creo que el mayor confinamiento que algunos habíamos experimentado era el quedarnos en resguardo por algún problema de salud o por una tarde lluviosa en casa) jamás pensado menos imaginado; cierre de escuelas, aislamiento social, severas pautas de higiene, cambios en las rutinas como cambios en la forma de laborar, evitar los saludos acostumbrados, nuevos protocolos para ingresar a supermercados, bancos, tiendas, etc. Y todo esto acompañado de efectos psicológicos como el miedo, la frustración y ansiedad, la angustia, la impotencia, la tristeza, confusión y por si fuera poco esperando que nuestra salud no se vea afectada, generándonos un alto estrés y sumado a esto la gran tristeza por las que muchas familias están pasando al perder a sus seres querido por el COVID19.

La incertidumbre reina en el entorno al no saber con certeza que nos depara el futuro en todos los ámbitos, ¿qué va a pasar? Siendo este nuestro primer confinamiento no implica que no podamos gestionarlo, hay que recordar que todas las personas tenemos una capacidad inmensa de resiliencia y fortaleza emocional para superar momentos difíciles y situaciones extremas, si sacamos nuestro poder resiliente nos adaptaremos mejor a los nuevos escenarios que se vayan presentando.

Y Como adaptarnos a la nueva normalidad? Durante este confinamiento he leído al psicólogo y escritor Tomas Navarro y les comparto el interesante Kit de rescate emocional, que propone para adaptarnos con éxito a la “Nueva Normalidad”.

1.- Aceptar la situación; todo ha cambiado y habrá que adaptarnos. Lo que no haga Ud. por si mismo no lo hará nadie. 2.- Intentar no predecir el futuro. Ahora debemos tomar decisiones en el día a día. 3.- No emitir juicios porque podemos equivocarnos; Pensar dos veces antes de juzgar lo que percibimos, porque podemos mezclar pensamientos de miedo y de deseo y fácilmente bloquearnos. 4.- No descartar nada. Descartar sin atención, podemos perder opciones o alternativas. Como buscar nuevas formas de emprender para mejorar nuestros ingresos. 5.- Concentrarnos en lo que sí podemos controlar, no aferrarnos en lo que no podemos hacer. 6.- Ser creativos. Pensar en nuevas funciones, procesos, escenarios y soluciones a nuevos problemas. Practique la lluvia de ideas. 7.- Desaprender lo aprendido; Quizá lo que siempre nos funcionó hoy ya no es posible. Cuestionarlo todo y despertar el espíritu analítico y convertirlo en soluciones. 8.- Ser conscientes de que nadie va a venir a salvarnos y de que tenemos más alternativas de las que pensamos. Quejarnos no sirve de nada, tampoco culpar a otras personas. 9.- Dejar salir nuestras emociones, si no lo hacemos supondrá un freno, tenemos que liberar la presión pero debemos hacerlo a partir de la ‘microgestión’, de pequeñas dosis, poco a poco; no explotar de una sola vez. 10.- Saber que 8 de cada 10 conflictos son por malentendidos y no podemos tomarlo todo como una ofensa personal. Hay que decir las cosas, intentar no discutir, ejercítese para liberar tensiones. 11.- Controle su imaginación, ésta puede jugarnos una mala pasada. Hay que aferrarse a la realidad. En casa estamos bien, seguros frente al coronavirus, pero también debemos empezar a retomar nuestra vida anterior a la pandemia, con las precauciones que todos conocemos. Después de reformular la situación que está viviendo, tener un plan de acción y cuando a uno se le va la cabeza, volver a ese plan. La imaginación no para y se puede usar para evadirse y recordar cosas bonitas.

12.- Preocúpese por lo que valga preocuparse. Todas las preocupaciones tienen una acción que influye en ellas. Si teme contagiarse prender dos velas no lo soluciona; seguir los protocolos de higiene, sí. Debemos transformar la preocupación, que es normal y humana, en una acción que pueda minimizarla, en una acción concreta. ¿Le preocupa el dinero? Ahorre o busque un nuevo ingreso, emprenda. ¿Le preocupa su salud?, coma bien, ejercítese, no tome conductas de riesgo y obedezca los protocolos sanitarios.

A este Kit hay que sumarle gestionar el miedo, la ansiedad, la tristeza que sentimos; reconociendo que la función del miedo es «mantenernos vivos y sanos frente a toda amenaza exterior”, aparte de preservar al máximo nuestras energía física y emocional.

Los seres humanos somos resilientes, capaces de sobreponernos a las situaciones más adversas. Y ante esta pandemia también lo haremos para volver a disfrutar de la vida que teníamos antes del Covid-19, sin embargo debemos ir dando pequeños pasos hacia lo que han denominado la “Nueva Normalidad”.

¡Excelente día¡

Lic. Miriam Morales                                                              

Psicoterapeuta                                                                                  

Citas 8688135337

CAPSI Matamoros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here