lavoz

 

 ¿Qué motiva al ser humano a llegar a la muerte cuando las condiciones parecieran muy favorables para su existencia? ¿En qué punto la cordura deja de funcionar para dar paso al caos interior? donde todos en algún momento entramos pero logramos salir para continuar con la vida.

Actualmente la sociedad vive con la presión de ser un humano, buscando alternativas para poder encajar en esta sociedad tan individualista, hace unos ayeres los padres podían ejercer la autoridad con los hijos y no se diga los docentes en sus escuelas; nadie se murió por los regaños o castigos aplicados por los padres o la escuela, cuántas malas conductas fueron cambiadas por ciudadanos de excelencia donde se formaron generaciones de ciudadanos responsables en bien de la familia, el barrio y la ciudad donde vivía, bastaba una mirada de sus padres para que los niños entendieran que lo que estaban haciendo no era lo correcto.

No obstante, un buen día la sociedad cambió y los derechos universales tomaron su lugar en la sociedad para que se respetara a todos los individuos apegados a la ley, sin embargo, como siempre sucede en los países de alta corrupción los derechos se aplicaron mas no las responsabilidades que se adquieren con ellos, poco a poco los padres se volvieron más benevolentes con los hijos, como todo ser humano los niños siempre están midiendo hasta dónde puede llegar con su conducta, pero si no encuentra quien le ponga límites entonces se llega a los extremos naciendo una nueva sociedad con más derechos que obligaciones, seres humanos dispuestos a romper la ley y todo obstáculo a su paso.

Este fenómeno también se trasladó a la escuela, aunque ahí se limitó a los maestros porque cualquier situación el padre de familia lo tomó como una agresión a sus hijos, entrando los derechos humanos y la presión de la sociedad, restándole toda autoridad a los docentes porque sucedió lo que en el hogar se dio: un libertinaje a los derechos que se tienen, y el padre de familia responsabiliza a los profesores de todos los males de sus hijos llegando al grado de que si el niño reprueba es porque el profesor le está violentando sus derechos al sujeto, así que la autoridad y la disciplina no se da en casa menos en la escuela.

El restarle al padre autoridad viene del país del norte donde los niños podían acusar a sus padres y maestros de llamarles la atención y llevarlos a juicio, como siempre a los que dirigen al país les pareció maravilloso, se implementó en México sólo en sus derechos, una burda caricatura de lo que pasaba en el país vecino donde si bien el sujeto tiene sus derechos si no llega a respetar a la autoridad, no asiste a sus clase o presenta conductas indebidas se aplica la ley para el menor cosa que no sucede aquí, ¿cuántos alumnos le faltan al respeto a los padres, compañeros y maestros? Sin embargo, la autoridad no regula esto.

Recordemos que en el país del norte aun regulando la ley y los derechos se ha vivido casos de estudiantes que no tienen ninguna autoridad que los controle y de pronto un buen día aparecen en sus escuelas armados, matando a muchos inocentes como consecuencia de ese perder la cordura ante algo que no pueden controlar, tomando como venganza de sus miedos a sus compañeros pierden su visión humana, se convierten en máquinas depresivas que hacen que la sociedad pague ese libertinaje que no supieron manejar en su vida, todo lo anterior lo ha vivido la sociedad norteamericana y lo sigue viviendo aun con todo lo que se invierte en psicólogos, especialistas de la conducta humana.

México ya ha comenzado a vivir esos casos, el no crear nuestras formas de controlar las conductas nos va a conducir a que lo que se vivió en Monterrey se dé en otros lados porque los estudiantes han perdido (no todos, una parte de ellos) la brújula para vivir dentro de las normas sociales de convivencia.

La familia y la escuela dejaron de ser agentes de cambio para una parte de la sociedad que ve a sus semejantes como sus enemigos o como responsables de sus miedos y falta de cariño en su contexto, siendo su mejor venganza la agresión contra el grupo humano al que pertenece provocando el atentado hacia los demás para finalmente terminar con su vida, alguna semejanza con lo que pasa en E.U.A es una realidad que duele más cuando no es común que suceda en México, aunque no debemos olvidar cómo vivimos actualmente: presos en nuestros hogares ante la inseguridad que vivimos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here