Por Rossy Morales

En el IMSS en Matamoros y ahora su unica esperanza para que recupere la vista es en un hospital en China, pero para eso necesitan juntar dos millones de pesos.

Una triste historia se vive en las calles del fraccionamiento Canadá en donde Nallely Sifuentes, lucha todos los días para que su hija Camila de un año y cuatro meses de edad pueda volver a ver.

En una entrevista exclusiva para La Frontera dice comentó que su pequeña hija Camila nació prematura a los 7 meses y que en el IMSS ubicado en la calle Sexta y Mina no le hicieron la revisión de examen visual que por ley le tenían que hacer y así poderle detectar la retinopatía que la menor ya padecía.

Indicó que en dos meses que la menor estuvo internada nunca le pudieron hacer los chequeos necesarios y optó por hacerle los chequeos por afuera y fue donde le detectaron la enfermedad en la cual ya tenía grado cinco que era ceguera completa y que su hija ya no podría ver en toda su vida.

A pesar de lo que le dijeron y de los diagnósticos de que no se podía hacer nada más, mencionó que ella no se dio por vencida y se enteró de un caso similar y que una niña igual que su hija recuperó la vista en un hospital especializado en China, por lo que se contactó con dicho hospital que le aceptó la solicitud y en donde le aseguran que a través de un implante su hija volverá a ver.

Mencionó que dicho implante tiene un costo de dos millones de pesos, pero que desde que le aceptaron la solicitud dijo que no ha dejado de vender chocoflan, además se hacer loterías todos kos domingos en beneficio de su hija ya que en septiembre de este año es la fecha para hacerle el implante a la pequeña Camila que a pesar de no ver, no deja de sonreír.

Por último, Nayeli pide la ayuda de la población para poder reunir esa cantidad y poder cumplir el sueño de que su hermosa hija vuelva a ver.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here