La Guardia Costera de Estados Unidos ha captado un buque ruso sospechoso de ser un barco espía. El avistamiento tuvo lugar cerca de Hawái hace algunas semanas pero las fuerzas armadas quisieron hacerlo público en estos penúltimos días del mes de enero. Ahora, declararon que se encuentran vigilando de cerca esta embarcación, utilizando tanto medios aéreos como terrestres. Asimismo aclararon que «si bien la presencia de las naves militares de bandera extranjera» — ubicados en la zona económica exclusiva del norteamericano país— no es ni ilegal ni inusual, «no bajarán la guardia». Recordemos el territorio marcado incluye 200 millas náuticas —o 230 millas— desde las aguas territoriales los vecinos del norte. Que son casi 400 kilómetros.

Aunque la presencia de este navío no debería de representar una amenaza, la realidad es que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos sospechan que el buque ruso se encuentra recopilando información de inteligencia. Esto atrajo la atención de los funcionarios de defensa debido a la actual invasión en Ucrania por parte del Kremlin de Moscú, así como a las anteriores invasiones navales de Rusia cerca de las costas estadounidenses. Por su parte, la vicesecretaria de prensa del Pentágono —Sabrina Singh—, dijo que la presencia de la embarcación en este lugar se produjo en un «momento precario».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here