Obra abandonada

Por andar en la política, la panista Ivett Bermea Vázquez dejó en el olvido una promesa de fe que le hizo a la Virgen de Guadalupe: construir un santuario en las afueras de Matamoros y para el que obtuvo dinero de creyentes de Matamoros y Brownsville.

Así era en maqueta

 

 

La obra que desde 2016 anunció como presidenta de la asociación civil Sembradores de Fe se encuentra abandonada en el ejido El Juanillo, a orillas de la carretera a Reynosa, a unos metros de la preparatoria Tec Milenio.

Entre el monte se alza la joroba de concreto que da sombra a un viejo y hermoso cuadro de la Virgen de Guadalupe, a la que le prometieron jardines, explanadas, senderos, pero a la que cinco años después no le han cumplido nada.

Al Obispo le vio la cara

Ivett Bermea entrego el diseño del santuario y de la cruz monumental al arquitecto fronterizo Francisco Villarreal Marrufo quien presentó un ambicioso proyecto que contemplaba en su maqueta original varias etapas: Circulo de Dios, Manos de la Virgen, Sendero de Guadalupe, Abrazo de María, Jardines de Meditación, Accesos a la rampa principal y zona de estacionamiento.

Chuchín y Blanquita cooperaron
En lugar de la Cruz Monumental hay unos tornillos

De todas esas áreas solo se construyo el techado que fue inaugurado en diciembre del 2017 y desde entonces no se ha hecho nada por terminar la obra, para la que se recaudaron cientos de miles de pesos con donativos, conferencias y hasta venta de placas entre familias creyentes que no dudaron en desembolsar 5 mil pesos para ganarse ver su apellido ilustre en el santuario.

Vendía boletos en estaciones de radio

La recaudación de recursos estaba a cargo de la propia Ivett que acudió a estaciones de radio como Notigape y Radio Mexicana para promover la venta de boletos para conferencias como de Luis Ernesto Derbez, rifa de viajes a las Vegas, rifas de regalos y especialmente entre quienes cooperaron con la compra de las llamadas Semillas de Gratitud a razón de 5 mil pesos por familia.

Hasta la pintura se le cayó
Ejidatarios llevan veladoras

Algunos personajes de la política y de la iniciativa privada que cooperaron fueron católicos de hueso colorado como Chuchín de la Garza y doña Blanquita, Juan Guerrero Sauceda, Ricardo Dávila Pacheco, Omar y Diana Masso Quintana, Rafael Sampayo, los Lozano, Adelita Manriquez y Ricardo Pérez entre otros, quienes recibieron incluso un certificado de donación el 12 de septiembre del 2017 de manos del Obispo Eugenio Lira Rugarcia quien posó para las fotos muy sonriente con Ivett, sin pensar que en búsqueda del poder ella se iba a olvidar de su promesa y de su fe.

Rifa de boleto para la Ciudad del Pecado
Solo madera vieja de las placas de 5 mil pesos

Una primera misa a cielo abierto se celebró ese invierno del 2017 en el techumbre denominado el Manto de la Virgen, el cual ahora aparece todo enmontado, sin la pintura amarilla que le pusieron aquel entonces, ni los ornamentos, mucho menos la llamada Cruz Monumental de la que solo se tiene la base de concreto y unos tornillos oxidados.

Al contrario de Ivett y de los jerarcas católicos que no han vuelto a presentarse en el recinto, los que si van son creyentes de los ejidos Las Rusas, Guadalupe, El Juanillo, que llevan veladoras a la pintura de la Virgen Guadalupe que quedo ahí, como silenciosa testigo de las promesas incumplidas de quien ahora pretender ser presidenta municipal de Matamoros.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here