La Unión Europea y la farmacéutica AstraZeneca, que fabrica una de las vacunas contra la COVID-19, anunciaron el viernes un acuerdo para poner fin a una perjudicial batalla legal por la lentitud con la que la firma anglosueca entregó el fármaco al bloque.

La Comisión Europea dijo que AstraZeneca hizo un “compromiso firme” para entregar un total de 300 millones de dosis hasta marzo del próximo año, como reflejaba el acuerdo de compra anticipada firmado por las dos partes hace un año. Por el momento se han suministrado ya alrededor de 100 millones de dosis.

El acuerdo implica que el fabricante de vacunas proporcione 135 millones de dosis para finales de este año además de 65 millones adicionales en el primer trimestre de 2022. Los 27 estados miembro de la UE recibirán “entregas regulares” y descuentos si éstas se demoran.

AstraZeneca estaba considerado un pilar clave de la campaña de vacunación comunitaria, y la disputa legal sobre las obligaciones de entrega empañó su imagen luego de que sus vacunas se viesen ligadas a una serie de inusuales problemas de coagulación. La Comisión insiste en que no hay ningún problema con la calidad del fármaco desarrollado en colaboración con la Universidad de Oxford.

AstraZeneca es también un puntal en la estrategia global para llevar las vacunas a los países más pobres. Es más barata y fácil de utilizar que las de Pfizer-BioNTech y Moderna y ha recibido autorización para su uso en más de 50 países. El regulador estadounidense sigue evaluándola.

En junio, un tribunal belga decretó que AstraZeneca había cometido un “incumplimiento grave” de su contrato con la UE. La farmacéutica dijo entonces que el fallo demostraba que “cumplió totalmente su acuerdo” con la Comisión Europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here