Las protestas antigubernamentales no cesan en varias ciudades de Bolivia, tras la muerte de un manifestante en el tercer día de paro convocado por vendedores callejeros, transportistas y organizaciones opositoras contra leyes que impulsa el gobierno y en demanda de medidas de reactivación económica.

Los choques se han centrado principalmente en Santa Cruz, Cochabamba y Potosí, mientras que en los departamentos de Tarija, Chuquisaca y Oruro se han relevado a jefes de Polícia, tras incidentes en días anteriores.

Varios vehículos fueron quemados en Potosí, donde se vivió la jornada más violenta desde que inició la protesta nacional.

Ante esta situación, el presidente boliviano, Luis Arce, no participó ayer en los actos oficiales por los 211 años de la gesta libertaria de esa ciudad, región que rechazó la llegada del mandatario.

La polémica norma aprobada en agosto impone fuertes controles, para evitar que dinero ilícito se infiltre en el mercado legal y permite la intervención de la justicia con una denuncia.

El sector informal considera que atenta contra «el patrimonio de las personas» y es «confiscatoria», según Francisco Figueroa, dirigente de los vendedores callejeros y pequeños comerciantes, el gremio con más de medio millón de afiliados.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here