BBC.- Podría parecer un juego de niños… pero no lo es.

42 fusiles de asalto fueron robados de un cuartel policial especializado en Paraguay y, en su lugar, las autoridades encontraron réplicas de juguete.

Durante una inspección, la policía encontró que fusiles de gran calibre FN FAL habían sido sustituidos por armas de madera y plástico.

La investigación había sido ordenada después de que las armas comenzaran a aparecer desde hace un año en el mercado negro, donde pueden alcanzar un valor de hasta US$10.000.

Los fusiles reales, aunque habían sido depositados en un almacén de la ciudad de Capiatá, aún funcionaban.

Las autoridades sospechan que algunos de ellos pudieron terminar en países vecinos como Brasil o Argentina.

Brasil, de hecho, critica desde hace tiempo que muchas de las armas ilegales confiscadas allí hayan sido ingresadas de contrabando desde Paraguay.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here