El crimen que estremeció a Nuevo León y a México se suscitó el 2 marzo de 2006, donde los hermanos Erick Azur y María Fernanda Peña Coss, murieron en su casa ubicada en la colonia Cumbres, en Monterrey.

Han pasado 15 años del crimen, en donde el principal acusado Diego Santoy Riveroll sigue internado en el penal de Cadereyta cumpliendo su condena, que originalmente era de 138 años en prisión, dictada el 01 de octubre de 2011, pero debido a un amparo se anuló esa sentencia.

El caso de Santoy Riveroll, de 21 años de edad entonces, cobró vida en febrero 2020, cuando se hizo público que sería reabierto su caso, debido al amparo promovido por la actual defensa del ex novio de Érika Peña.

Fuentes judiciales informaron que Diego ganó un amparo que anuló la primera condena de 138 años de prisión por el asesinato de los hermanos Peña Coss, por lo que por su buen comportamiento, se redujo a 71 años, incluyendo los años que ha cumplido.

El motivo fue que no constaba en el juicio anterior que la defensa del acusado estuviera presente en los careos de entonces.

Las características del crimen hicieron que el caso tuviera relevancia internacional, medios de comunicación de lugares como Colombia, Perú y otros países replicaron la noticia.

Según la historia, el “Asesino de Cumbres” enloqueció cuando Érika Peña Coss le dijo que ya no quería ser su novia.

Ese día, Santoy acudió al domicilio de la joven con un pasamontañas y guantes de látex y, trepando por las paredes, logró ingresar a la casa. Una vez adentro, fue a la habitación de Erika para convencerla de continuar su relación y, ante la negativa de la joven, Santoy asesinó a su hermana de 3 años María Fernanda Peña Coss, y a Erick Azur, de 7 años de edad.

Santoy Riveroll, además está acusado de causar lesiones a su ex novia y la privación ilegal de la libertad de la trabajadora del hogar, Catalina Bautista.

Después de cometer el crimen, Diego y su hermano fueron detenidos cuatro días después en Oaxaca mientras viajaban a Guatemala. A ambos los trasladaron a Monterrey.

Luego de que Érika fue dada de alta en el hospital, confesó que su pareja asesinó a sus hermanitos en represalia.

La historia dio un giro inesperado cuando el caso de Diego fue tomado por Raquenel Villanueva y el joven inculpó a su ex novia de la muerte de sus hermanitos.

Diego dio una entrevista al medio ‘La Rocka’ en donde respondió a cuestiomientos, pidió perdón a su ex novia y narró parte de su relación con ella.

Que me perdone, y que no le guardó rencor por lo que está diciendo de mí, yo sé que lo que dice y escribe de mí no son sus palabras, sino de aquellos que la asesoran”

En la actualidad, Érika Peña Coss hizo su vida en San Miguel de Allende al lado de su marido, Mike Otto, con quien se casó en 2014, de acuerdo a publicaciones en lo que fue su cuenta de Facebook, que posteriormente eliminó.

Teresa Coss y León, mamá de Erika desapareció como figura televisiva y regresó a Monterrey, luego de que la mujer fuera involucrada como amante de Diego, en un posible triángulo amoroso que pudo derivar en el infanticidio.

Diego Santoy se casó en marzo de 2009 con una mujer llamada Lety, a quien conoció estando preso, después de que ella formó un club de fans en su honor que lo defendían a capa y espada. Ahora tienen un hijo.

El crimen efectuado en la calle Monte Casino número 2909 de la colonia Cumbres se hizo tan famoso que hasta una película se hizo en 2013; “Cumbres”, del director mexicano Gabriel Nuncio.

facebook sharing button linkedin sharing button
messenger sharing button
whatsapp sharing button

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here