Vestido con un traje gris, camisa lila y corbata negra, el Joaquín Guzmán Loera solo rompió el silencio que le caracterizó durante el llamado Juicio del Siglo tras la condena para reclamar al juez que no ha podido besar ni tocar a su esposa desde su reclusión en una cárcel de Manhattan hace más de 30 meses.

Guzmán Loera lamentó las condiciones de reclusión en las que ha vivido: falta de luz natural, ausencia de aire fresco y un persistente y fuerte ruido procedente de los ductos de ventilación. Pero su mayor reclamo se concentró en el aspecto personal y familiar toda vez que no ha podido recibir la visita de su esposa ni de sus hijas mellizas.

«Ha sido una tortura las 24 horas, emocional, sicológica, mental. Es de lo más inhumano que he pasado en mi vida».

Al entrar a la sala y tras recibir su sentencia, el líder del Cártel de Sinaloa lanzó besos a Emma Coronel y se tocó el corazón. Ella, vestida con un traje blanco y negro, hizo lo mismo.

Es posible que «El Chapo? cumpla su sentencia hasta el último de sus días en la cárcel de Colorado ADX Florence, conocida como la Alcatraz de las Montañas Rocosas y la de más alta seguridad en Estados Unidos.

Emma Coronel fue reina de belleza y tiene 30 años de edad. Diez de ellos ha sido esposa de Joaquín Guzmán Loera con quien concibió a dos mellizas, ella señaló que su esposo no es como los medios de comunicación lo han querido presentar.

«Yo no conozco a mi esposo como la persona que tratan de mostrarnos, al contrario, lo admiro como el ser humano que conoci.

-sdp

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here