Ávida de asumir el liderazgo de la fracción priísta del Ayuntamiento de Matamoros, a la regidora María Elena González Benavides no le importo exhibirse en la vigésima sesión de cabildo, cuando a gritos, cual chachalaca madura, exigió conocer las cuentas de las Fiestas del Día del Charro y del Festival del Mar.

nenaglzFue en el renglón de asuntos generales cuando «Nena» González, hija del desaparecido líder obrero Agapito González Cavazos, pero desprovista del carácter y temple que caracterizaban a su progenitor, acusó al Tesorero Municipal, Luis Miguel Fuentes, de no contestar los oficios de la fracción priísta le manda y remolineándose en su silla, fue más allá al encarar a la alcaldesa Leticia Salazar Vázquez:

«Le hemos mandado oficios para pedirle esa información pero si no la entrega es porque no quiere, o quizá porque tiene otra instrucción de usted para que no la entregue».

En el centro de la mesa de media luna, Leticia Salazar le aventó la luz larga a la regidora otoñal, tomó el micrófono y sentenció:

«Mejor no hable de lo que no le consta»

Un silencio sepulcral invadió el auditorio Pedro Sáenz González, poco concurrida esa mañana de viernes, Nena González pelo los ojos, sacudió la melena cobriza pintada y arremetió a gritos:

«Pues si ellos no contestan es porque no quieren, o porque usted no los manda, entonces no es la presidenta municipal», dijo mientras volteaba los ojos al público donde no encontró ninguna reacción.

Serena, pero ya con la sonrisa desdibujada, y más seria de lo normal, Leticia Salazar le contesto otra vez.

«Soy la presidenta, soy presidenta municipal por mandato popular».

Y le pidió a Nena González, que seguía hablando entre dientes, como si se le hubiera olvidado tomar su medicamento hormonal, que consultará la información que el Gobierno Municipal publica en su portal de internet y donde el costo de las Fiestas del Charro aparece en apego al convenio de transparencia firmado por su administración.

Pero Nena González, atormentada por la menopausia, parecía haber perdido el juicio:

«Yo solo quiero que informen, yo solo quiero que informen, o usted no manda».

Mucho más sereno, el también priísta, José Argelio Nevarez, líder de los veladores de Matamoros, desde el extremo opuesto de la mesa pidió la palabra para poner un alto a la diatriba de su compañera Nena González.

«Si yo estoy mal solo quiero que se me corrija, pero creo que como regidores tenemos derecho a esa información».

A su lado, Ulises Ruiz Pérez, el regidor del PANAL, trato de meter paz, por un lado felicitando al personal que trabajó en la Playa Costa Azul durante la Semana Santa, pero enmedio de la tensión no pudo evitar cantinflear.

«Yo no quiero decirle Playa Bagdad o Playa Costa Azul, porque es las dos, Playa Bagdad-Costa Azul, lo importante es que todos pudimos constatar la buena organización que hubo y que los matamorenses y los visitantes se fueron bien contentos».

Un par de minutos después del comentario intrascendente de Ulises, se dio por terminada por la vigésima sesión de cabildo, los reporteros corrieron a entrevistar a Leticia Salazar Vázquez, en temas como indemnización a policías y Puerto Matamoros, mientras Nena González, con la cola entre las patas, se retirara sin hacer ruido del auditorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here