Por Valentín Calles Melo

Respaldados en elementos de la Policía Estatal, inspectores de COEPRIS comenzaron a hostigar a comerciantes del Centro Historico para impedirles vender durante la cuarentena.

Como si fueran delincuentes peligrosos, los vendedores fueron rodeados en un nuevo operativo en la zona comercial de Matamoros, por la peatonal donde asustados y preocupados comerciantes bajaban sus cortinas, algunos voluntariamente y otros a pedido de las autoridades de COEPRIS bajo la premisa que si no lo hacen les pondrían sellos de clausura en los negocios que no atiendan las recomendaciones de cerrar al no ser un negocio esencial.

Comerciantes preocupados porque comentaron a este medio de comunicación que no han recibido ayuda de nadie y tienen que pagar sus recibos de servicios públicos además de la renta mensual. Están desesperados porque viven al día y no tienen como llegar ingresos a casa, ante el obligado cierre de sus locales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here