lavoz

 

 Los aguinaldos tan esperados por la clase trabajadora guardan esa magia de la felicidad que te va a permitir (dependiendo de la cantidad) hacer planes para disfrutarlo o mal disfrutarlo, en México la desigualdad en estos bonos de fin de año es abismal, la casta política se llena los bolsillos con aguinaldos súper altos, lo que es un insulto para el trabajador, sin embargo el Estado no lo regula porque así conviene a sus intereses, tener a los diputados, senadores, secretarios de Estado y jefes de área de primer nivel bien alimentados; me recuerdan a los dueños de las fábricas de armas que se alimentan de la sangre de tanto asesinado, así son los políticos, gracias a esos súper aguinaldos alimentan a sus familias, la oligarquía nacional se alimenta con lo que le roba al pueblo.

¿Cómo hablar de igualdad y libertad en la democracia dentro del capitalismo? si para el trabajador la libertad que tiene se la da el sueldo miserable que gana que, pues sólo le alcanza para mal morir, mientras los que están en un puesto político reciben grandes cantidades de dinero producto de los altos salarios de toda la corrupción imperante, sabemos que dentro del capitalismo cristiano a los políticos que roban (que son todos) se les perdona porque según el pensamiento capitalista es una persona lista, triunfadora sacrificando sólo a aquellos que caen de la gracia del poderoso en turno, así que en esta navidad, fecha impuesta dentro del consumismo, la mayoría de los habitantes del país no tendrán su “noche buena” en realidad será muy raquítica ¿cuántos niños que viven en la pobreza se hacen la ilusión del gordo bonachón de Santa Claus? le han pedido juguetes que jamás van a tener conforme pase su vida se darán cuenta de esa realidad infame creada por los comerciantes para vender sus productos, aunque muy pocos reciban el regalo de sus sueños, la magia del pensamiento infantil muere más rápido en los hijos de los obreros ante una realidad del capitalismo explotador de la condición humana.

Por otro lado, en la casa de los explotadores corruptos que deberían de estar al servicio de la ciudadanía se sirven con la cuchara grande con el dinero del pueblo, recibiendo grandes cantidades entre aguinaldos, bonos inventados para la ocasión, en las casas de estos sinvergüenzas lo que se come en navidad es de lo más variado, costoso, con vinos de alta calidad además la mayor parte de los alimentos pararán en la boca de sus mascotas o el bote de la basura, los regalos familiares rebasarán los miles de pesos o cientos de miles dependiendo hacia donde van a pasar “la navidad”, ese día la burguesía hará un despilfarro mientras en la calle dormirán niños muertos de hambre, ancianos sin hogar, familias viviendo en la calle; todo por la voracidad de la clase gobernante.

Esta forma de repartir el aguinaldo no tiene nada de cristiana cuando hay tantas diferencias entre la sociedad y los que tienen el poder en sus manos, cualquier parecido con los esclavos o siervos de otras épocas no es coincidencia es una realidad, nos recuerda al siglo XVIII con los monarcas franceses y la nobleza de su tiempo que permitían que el pueblo los viera comer para que aprendieran los “buenos modales” de ellos, una vergüenza para la humanidad que se sigue repitiendo en la actualidad, digamos que en pleno siglo XXI aun con todos los avances tecnológicos nada ha cambiado en la sociedad.

La condición humana no ha mejorado con el paso del tiempo y aunque las riquezas del planeta son de todos en el capitalismo inhumano la oligarquía se alimenta de lo que le roba a los trabajadores, de lo que los explota, aunque la burguesía sigue creyendo que con limosnas expían su maldad ¿hacia dónde vamos como grupo social si el atraso es igual desde hace miles de años? atrapado en el egoísmo de los parásitos que hoy nos gobiernan, que no hacen nada por el mundo, sólo atesorando riqueza mal habida, haciendo de su historia sólo aves rapiñeras que roban a la gran mayoría para que ellos vivan a todo lujo mientras los demás carecen de lo elemental, ¿a esto se le podría llamar evolución del hombre? o ¿sólo se da una evolución en la ciencia y tecnología la cual la controlan los países imperialista vendiéndola al mejor postor? Y qué decir de aquellos trabajadores que no tienen un empleo fijo, que viven al día, familias enteras que jamás recibirán un aguinaldo, que pasarán esa “noche buena” comiendo tortillas con frijoles (como todos los días) en lugar de noche buena será una de tantas que les toca vivir. ¿En qué momento de la historia de la sociedad el ser humano evolucionará para que estos festejos sean en realidad una noche de felicidad y paz?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here