Por Leo Medina
En Matamoros la iglesia del Niño Fidencio gana seguidores y es que Juan Diego afirma tener poderes de sanación
Aunque no reconocido por la Iglesia Católica, el Templo del Niño Fidencio en el fraccionamiento Villa Las Torres cada vez cuenta con más fieles.
Son los viernes cuando Juan Diego Urías, se pone la capa y sale atender a los creyentes que desde la madrugada se anotan para que el niño Fidencio, el Niño Tomasito, la niña Aurorita, Jesús Malverde y hasta la Valentina se manifiesten y ayuden a solucionar sus problemas de salud, financieros, familiares y hasta amorosos.
Caja espiritual es como se hace llamar este joven de 19 años llamado Juan Diego quien desde muy pequeño asegura tener un don con el cual puede ver y escuchar que muchas personas no logramos entender.
Recuerda cómo desde los 12 años comenzó su vida como su portavoz de este niño milagroso y otros santos que conforman su improvisado templo.
Nos platico Juan Diego que las experiencias más fuertes que le ha tocado son niños sin poder caminar y hasta exorcismos que han quedado sanados gracias a la fe de las personas.
“También he curado el cáncer pero es importante que las personas vengan con mucha fe, porque si no tienen fe no tienen nada, es lo primero que les pido cuando hablo con ellos y es donde hemos obtenido resultados con gente que viene no solo de Matamoros, de San Luis Potosí, de Houston, de Atlanta que vienen a qué se haga el milagro”.
En el patio de una vivienda ubicada en el cruce de a Rogelio García Lerma y Ricardo Deyta de Villa Las Torres opera el templo Fidencista donde asegura su protagonista los milagros comienzan los viernes a las 6 de la tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here