Las encendidas reacciones en redes sociales contra las llamadas palapas tóxicas de la Playa Bagdad en Matamoros y sus precios desmedidos, no tuvieron eco en la vida real ya que nadie acudió a enfrentar a comerciantes que rentan los ticuruchos en el balneario.

Cuando la cita para los inconformes, que se decían listos para derribar las estructuras de madera y sabanas viejas, con los altos cobros era la mañana del sábado 31, lo cierto es que pasaron las horas y no ocurrió ninguna protesta en el paseo turístico.

Los que si estuvieron en la entrada al balneario fueron comerciantes y «palaperos» que se dijeron listos para dialogar con los inconformes, hacerles ver que hubo un acuerdo para bajar el costo de la renta a 200 pesos, pero también anunciaron, que pese a la inconformidad generalizada no se quitaran del lugar «porque prestan un servicio».

Fue a través de las redes sociales que cibernautas se dijeron listos para enfrentar a los palaperos tóxicos, y aunque la molestia parecía generalizada, nadie llego a la movilización, por lo que los comerciantes se regresaron para seguir rentando las estructuras.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here