Una lagrima atraviesa el rostro de Vanessa Guillen, la militar hispana asesinada al norte de Austin y que ya quedo inmortalizada en el mural que se pinto en Palmas Bulevard y Jackson de la ciudad de Brownsville. 

Mujeres del Valle llegaron a ese cruce para rendirle tributo a la soldado que desapareció el 22 de abril y cuyos restos fueron localizados la semana pasada en las cercanías del Fuerte Hood.

Mientras las investigaciones continúan a paso lento, a la indignación de la familia de Vanessa se ha sumado la sociedad que con protestas dentro y fuera de Texas reclama el encarcelamiento de todos los involucrados en su salvaje homicidio.

El colorido mural de Brownsville se ha convertido en punto de reunión para quien acude a dejarle una veladora, rosas, cartulinas e incluso un oso de peluche con el uniforme del Army, a donde Vanessa quizo pertenecer desde niña sin sospechar que ese anhelo le iba a costar la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here