La actriz María Elena Saldaña, conocida también como La güereja, reveló que durante muchos años fue sometida a estudios médicos para determinar las causas de su baja estatura; sin embargo, los especialistas nunca le dieron un diagnóstico concreto, por lo que se negó a continuar con los procedimientos.

Durante una entrevista para Sale el Sol, la comediante explicó que desde que era una niña, su familia notó que su desarrollo no era igual al de sus hermanos, por lo que le realizaron diversos estudios, pero nunca encontraron una respuesta a su padecimiento.

“Todavía no se sabe, hay muchos síndromes que se van descubriendo con los años, en mi caso, muy particular, no. Creo que hasta hoy, no se sabe bien de qué se trata.

«Fue complicado al principio porque mis papás me llevaban al médico, me hacían estudios, me sacaban sangre, me sacaban fotos y otro y otro estudio.

Hijo de la guayaba, me hicieron la vida de cuadritos”, comentó.

María Elena Saldaña detalló que en ese entonces vivía en Veracruz y tenían previsto su traslado a la Ciudad de México para ser internada y continuar con los exámenes, pero logró convencer a su padre de que desistiera.

“Hasta que un día le dije a mi papá que ya, que ya no quería, tenía nueve años y le dije a mi papá: ‘ya ahí muere’, además vivíamos en Veracruz y me tenían que internar en el Hospital de La Raza. “Los estudios me los iban a hacer en el Centro Médico y que me iban a llevar en una ambulancia (…) ahí convencí a mi papá de que ya no quería ese guateque de médicos y que de me iban a internar, dije: ’no’”, aseguró.

Su condición no le impidió desarrollarse de manera profesional, pues a pesar de los obstáculos, La güereja estudió actuación y al poco tiempo obtuvo papeles en el teatro y  la televisión.

“Cuando vi que ya no podía entra a estudiar Ingeniería química petrolera dije bueno, la otra opción si es la actuación.

Fue por una amistad que estudiaba en Bellas Artes, empieza el tipo a contarme de todo el cuento este de la escuela de artes y ya no hubo para donde hacerse.

«El primer semestre me ve una maestra, me recomienda con un productor y director de teatro infantil y empiezo a trabajar en Caperucita Roja.

Gracias a Dios se fueron abriendo las puertas en otras compañías de teatro infantil y después se vienen las audiciones para hacer televisión”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here