Médicos lo confundieron con menopausia precoz

 Una mujer de 27 años y madre de cuatro hijos, murió de cáncer terminal tras un mal diagnóstico a su enfermedad. Lizzy Evans reportó a los médicos malestares y dolores musculares crónicos, pero estos fueron confundidos como síntomas de una menopausia precoz.

Durante el embarazo de su último hijo en el año 2020, Lizzy Evans fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino y recibió el tratamiento correspondiente; no obstante, las revisiones médicas de rutina se detuvieron debido a la pandemia.

Cuando la mujer volvió a sufrir dolores y síntomas, los doctores supusieron que se trataban de efectos secundarios al tratamiento previo, por lo que solo le recetaron analgésicos para una menopausia precoz.

Fui a mi médico de cabecera con dolor de espalda, hombros, costillas y cuello (…), y el médico lo atribuyó a dolor muscular esquelético por una menopausia por el tratamiento previo que tenía. Me enviaron a casa con alivio del dolor.”

Debido al mal diagnóstico provocado por la falta de seguimiento médico al cáncer de Lizzy, la enfermedad avanzó a etapa 4; extendiéndose hasta los pulmones, columna vertebral, y el cerebro. La mujer murió una semana después.

Antes de morir, Lizzy cumplió el sueño de casarse con su novio, Joshua Evans. Además, logró grabar recuerdos para sus hijos de 9, 8, 2, y 1 año de edad; y escribir una carta de agradecimiento dedicada a su madre.

Tu amor es el descanso de todas mis tormentas. Me has protegido desde el día en que nací. Eres mi modelo a seguir, apoyo, y mi reina. (…) Te amo mamá, por todo lo que hiciste. Gracias, solo por ser tú”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here