Durante el taller de pintura que el proyecto Arte por la Paz da a los niños migrantes, queda de manifiesto que los menores extrañan sus países de origen.

Como cada martes los pequeños extranjeros  reciben por parte de Angela Talavera un curso de pintura donde con creatividad expresan su sentir, observandose en muchas de las obras el sentir de los niños que desean regresar a sus hogares. 

Con meses durmiendo a la intemperie o en casas de campaña, los pequeños esperan junto a sus padres respuesta de Estados Unidos a su solicitud de asilo humanitario.

Este martes los niños migrantes  recibieronn su tercera clase de pintura en el campamento.

Como parte del desarrollo de las actividades infantiles en el campamento del bordo del Río Bravo, voluntarios imparten clases de pintura a niños migrantes desde los cuatro años hasta los doce, en un espacio del campamento de migrantes.

Con estas actividades buscan despertar la creatividad de los pequeños y contribuir a su desarrollo motivacional.

Comentaron para este medio las maestras voluntarias que la respuesta de los padres ha sido muy positiva y acuden a clases alrededor de 43 niños migrantes que toman sus clases de pintura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here