Sin limites que le valgan,  Alejandra Cortinas Figueroa es una psicóloga, esposa y madre fronteriza  a la que la falta de pies y manos no es impedimento para que tenga una exitosa vida familiar y profesional.

Madre de una niña de 4 años, esposa enamorada y profesional comprometida, Ale, como le dicen sus cercanos, se levanta cada día con la consigna de dar lo mejor de si, sin que le ganen las limitaciones físicas con las que nació hace 30 años en Matamoros.

Hija de Domingo Cortinas y Blanca Esthela Figueroa, la bebe Alejandra nació con sus extremidades incompletas en un diagnóstico médico conocido como agenesia , lo cual es una anomalía de todo un órgano o parte durante su desarrollo embrionario.

También presenta meromelia, que es la ausencia congénita de una parte de un miembro: Alejandra tiene un pequeño pie protuberante con 2 dedos en su muslo izquierdo y a los que da un toque femenino pintandolas.

Ale es una mujer muy femenina, que se maquilla, se peina y procura mantenerse guapa, pero ademas no pierde la oportunidad de tomarse selfies que comparte en sus redes sociales donde recibe multiples elogios.

Pese a la falta de manos y pies, ella se siente y es una mujer entera, profesionista, esposa y madre desde hace 4 años.

“Cuenta mucho el apoyo incondicional que he tenido de mis padres, desde el primer momento me hicieron sentir como una niña normal, me enseñaron lo más importante que la discapacidad es mental y que en estas condiciones yo podía salir adelante, estudiar y formar una familia”.

Su desempeño profesional es brillante pues se dedica a dar terapia a las personas que por tener una discapacidad física, al sentirse discriminados e incluso víctimas de bullying, llegan con ansiedad, depresión o algún problema psicológico.

“Lo que yo les digo si yo puedo, tú también puedes, lo que sucede es que a estas alturas todavía hay discriminación a las personas discapacitadas, y sobre hay mucha segregación desde el momento en que ni las escuelas, ni las plazas, hasta hace los centros comerciales, tienen la infraestructura para personas como nosotros, no hay rampas, no hay respeto a los cajones de estacionamiento, falta mucho por hacer para que verdaderamente podamos integrarnos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here