24 HORAS.- El fotógrafo Abd Alkader Habak estaba tomando imágenes en Alepo, Siria, tras un ataque de un coche bomba que dejó más de 100 muertos.

1081871_NpAdvMainFea Mientras documentaba la evacuación el dolor lo sobrepasó cuando se encontró con un niño sin vida como consecuencia del ataque y cayó de rodillas a su lado con un llanto desconsolado.

Entre el centenar de civiles muertos se encontraban al menos 68 niños y Habak no dudó en dejar su cámara para ayudar en el rescate de las víctimas.

Pero un un momento se quebró y se puso a llorar de rodillas al lado de un niño muerto.

Un colega capturó el momento y publicó las fotografías por Twitter que fue tras ser compartida por miles de personas recorrieron el mundo y se convirtieron en el símbolo de la violencia y brutalidad del conflicto en Siria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here