El pasado martes 31 de mayo, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Cavusoglu, envió una carta a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para expresar su intención de cambiar su nombre internacional de Turkey a Türkiye, con el objetivo de que éste corresponda al de su lengua nacional.

La actual administración de Recep Tayyip Erdogan precisó en el escrito dirigido al secretario general de la ONU, que este nuevo nombre «representa y expresa la cultura, civilización y valores de la nación»; en consecuenta, el organismo internacional aprobó el cambio de inmediato, precisó a medios internacionales la vocera de Antonio Guterres, Stephane Dujarric.

Ya desde hace varios años, el gobierno de Turquía buscaba este cambio de nombre porque la intención de su presidente era «aumentar el valor de marca» de su país; incluso ha tratado de imponer internacionalmente la marca «made in Türkiye», en lugar del conocido «made in Turkey».

Ahora, Recep Tayyip Erdogan, ha ordenado por decreto que todos los productos fabricados en el país sean etiquetados como «made in Türkiye», algo que ya venían haciendo muchas empresas desde hace 20 años. De hecho, el propio gobierno lleva ya tiempo usando Türkiye en sus comunicaciones formales y páginas web en idiomas extranjeros.

Pese a toda la explicación que ha dado el gobierno turco para justificar el cambio de su nombre internacional, muchos medios locales aseguran que uno de los principales motivos de esta modificación es que en inglés Turkey significa pavo y, además, se refiere en dialecto a algo in??til o fracasado.

«Algunos pueden encontrar este cambio de nombre tonto, pero coloca a Erdogan en el papel de protector y salvaguarda del respeto internacional por el país», explicó Mustafa Aksakal, quien es profesor de historia en la Universidad de Georgetown en Washington D.C., citado por el diario The New York Times.

En este sentido, el cambio de Turkey a Türkiye no tendría así las motivaciones políticas o históricas de otros países para cambiar su denominación, como Países Bajos (que antes era conocido como Holanda), o como algunas otras naciones que cambiaron sus antiguas denominaciones coloniales, como Zimbabue (antes Rodesia) o Sri Lanka (Ceilán).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here