Tras la desaparición de Dina, la menor de la colonia Popular, hay una historia de simulaciones  y mentiras que ya se ventila al interior de la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas, para castigar a los responsables del secuestro y maltrato hacia la niña de 10 años.

La niña que se extravío el miércoles 4 de julio apareció hasta el viernes 6, de manos de una desconocida, asegurando no llamarse Dina, no ser hija de San Juana Sierra y no querer regresar al callejón 10 de la colonia Popular donde solo recibió malos tratos.

Y es que lejos de que localización de la menor haya calmado las aguas y tranquilizado a la opinión pública fronteriza, termino de encender los ánimos al conocerse que no era hija biológica de la mujer que se presentaba como su madre y de la que ademas refirió haber recibido golpes y maltratos en los últimos 4 años.

Ciudadanos que en redes sociales o en brigadas voluntarias se dieron a la tarea de compartir la conmovedora historia de la pequeña, mostraron su enojo e indignación al ver como la familia soportó la historia de la desaparición de “Dina” en cimientos de mentiras.

San Juana Sierra, quien reporto la desaparición de su hija, al final tuvo que admitir ante la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas que carecía de documentos para acreditar el parentesco.

Se conoció además por boca de la misma niña que su nombre ni siquiera era Dina, sino Estefanía, como le pusieron sus padres, de los que dijo saber que estaban muertos, dejándola en la orfandad a ella y un hermano cuyo paradero desconoce.

La trama enredada hasta lo imposible, obligo a la Fiscalía de Personas No Localizadas y Desparecidas a tomar una decisión salomónica, y ordenar que mientras se desarrollan las investigaciones la pequeña permanezca bajo resguardo del DIF Municipal en su casa hogar de la colonia Lopez Portillo.

Las investigaciones continúan por parte de la Procuraduría de Justicia de la que se espera de a conocer detalles mas adelante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here