Camino al penal de Santa Adelaida, preso por dar muerte a una bebe, José Luis Rivera aseguró que el haberse comido un chocolate lo llevó a asesinar a su propia hija.

Con los agentes ministeriales que estuvieron a cargo de su traslado a la cárcel rural, luego de que un  juez de control lo vinculará a proceso, el asesino dijo que se comio una barra de snickers antes de cometer el homicidio.

Aficionado a los videojuegos y a la caricatura Goku, el joven quien gustaba además de hacerse cortes con navaja en las piernas, dijo que las sustancias del chocolate lo alteraron al punto de causarle la muerte a la criatura.

Fue el pasado jueves cuando, ansioso porque la recien nacida no paraba de llorar en el domicilio del fraccionamiento Molinos del Rey, el joven de 19 años la azoto en repetidas ocasiones en el piso, hasta que al verla muerta la puso en una mochila que tiro en un monte del fraccionamiento Los Presidentes.

Cuando se deshacía del cadáver, el joven padre que pertenece a la tribu urbana Emo, fue capturado por elementos de la Policía Ministerial del Estado y ahora enfrenta el proceso por infanticidio en el penal de Santa Adelaida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here