Enardecidos, furiosos, decepcionados, adjetivos comúnmente utilizados para describir a las masas que han sido traicionadas por su empleador o gobernante, pero ¿como se vuelve tan recurrente este tipo de escenarios? ¿Qué es lo que hacemos para vernos envueltos en esta tan repetida trama? A parte de lo obvio. ¿Por qué estamos condenados a la tiranía? No se requiere una maestría en ciencias políticas para ver que el sistema es corrupto, sin embargo, la inocencia del mexicano es su peor enemiga.

En la era de la globalización, es más común observar un amplio espectro capitalista, ya que debido a la televisión y si impacto ensordecedor en las masas, quienes están atenidas al consumismo que les ha sido insertado a través de las redes sociales, mismas que se han visto infectadas por el gran imperio yanqui. ¿Por qué debe importarme? Buena pregunta, mientras obscurecen su mente, rellenándola de estímulos fecales, como música que alaba comportamientos desviados, deseos banales por cosas que no benefician tu forma de vivir, programas televisivos que incitan a la estupidez y a la violencia, redes sociales que desvían la realidad con desinformación, entre otras artimañas para evitar el libre pensamiento.

Habiendo ya mencionado lo anterior, podemos establecer que nosotros formamos parte del problema, ya que no le dedicamos tiempo a la lectura, a un estilo de vida sano, a una información fidedigna, a hacer las cosas bien pues. Estamos enfrascados en un ambiente corrupto lleno de estímulos que se han convertido en un cáncer social, mismo que nos ha llevado a una toma de decisiones errónea y falsos profetas tanto de carácter social, comunista y capitalistas por igual.

Si hacemos una pequeña referencia a “La rebelión de la granja” de George Orwell, podemos observar como las buenas intenciones se pueden corromper por el interés de unas cuantas personas, de momento nos encontramos en una transición enorme en el país, al parecer somos parte de una revolución social por enésima ocasión, misma que, al igual que las anteriores solo será una bonita fecha para conmemorar en las efemérides si no aportamos nuestra parte. Hay de aquel mesías que surgirá posterior a estos movimientos, no todo lo que brilla es oro y ya hemos sido conquistados por nuestra ignorancia previamente, te dejo de tarea el cambio, pues esta en tus manos el futuro de la sociedad, un hombre no puede cambiar el mundo, pero si puede cambiarse así mismo.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here