En la cuna 716 del Hospital Pumarejo, bebe Milagros evoluciona, muestra mejor color y empieza a dar muestras de que superara el lupus neonatal con el que fue diagnosticada y que la mantuvo al borde la muerte.

bebemilaFelipa Martinez Escobar, abuela de Milagritos, la carga, le hace cariños, no puede ocultar la emoción que le provoca el ver como con el paso de los días el medicamento hace efecto, ya no tiene el vientre inflamado y es cuestión de días para que le quiten el catéter.

«Yo hice una manda, que nada más saliendo de aquí voy a llevarla a la iglesia, no me importa si es católica, cristiana o pentecostesa, lo que quiere es darle gracias a mi Dios de que la dejó con vida».

Hace dos viernes, el viernes 18 de marzo, con apenas un mes y cinco días de nacida, la niña ingresó al área de Urgencias del Hospital Pumarejo, un pigmento rojizo en la piel y el estómago distendido no permitían un buen pronóstico, los padres Mario Alberto Salazar y Daniela, sintieron que el mundo se les venía encima.

preDbebemila«Nosotros no tenemos dinero somos una familia humilde, mi esposo vende pescado, yo pongo un puesto de ropa en la calle Fidencio Trejo, con eso la vamos pasando para ayudar a los muchachos porque ellos no trabajan, y los pañales, las toallitas y las cobijitas le hacen falta a la niña».

Tras entablar comunicación con el sistema DIF Matamoros, la familia de Milagros confía en obtener los apoyos para que la niña cuente con el tratamiento que le permita seguir evolucionando hasta salir del Hospital Pumarejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here