Familias de víctimas de Covid en Matamoros denunciaron fallas en el protocolo de entrega de cadáveres en el Hospital Alfredo Pumarejo e interpusieron una denuncia penal por robo de cadáveres en contra del personal del nosocomio.

El cuerpo Marco Antonio N., comerciante de 44 años, fue reportado como extraviado durante 12 horas por personal del nosocomio cuando la familia reclamaba su entrega para sepultarlo.

A partir de este fin de la semana la Secretaria de Salud de Tamaulipas autorizó la entrega de muertos de Covid para sepultarlos debido al retraso en el sistema de incineración y a qué las morgues móviles están llenas. 

Trabajadores de una funeraria local acudieron el sábado por el cuerpo de Marco Antonio quien murió de Covid a las 14 horas del viernes.

Sin embargo al ingresar a la caja térmica donde se apilan decenas de cadáveres no fue posible su localización lo que activó la alertas por la familia que con el paso de las horas y al no obtener una respuesta por parte de autoridades hospitalarias, presentó una denuncia por el delito de robo de cadáveres ante la Fiscalía De Justicia de Tamaulipas.

Ya en la madrugada del domingo, el cuerpo de Marco Antonio apareció en la caja térmica tras una exhaustiva búsqueda por parte de personal.

“No es Justo que jueguen así con el dolor de uno, que como familia lo único que quieres es despedirse y resulta que nos traen de un lado a otro lado como mensas, a mucha gente le han hecho así porque les falta criterios, les falta humanidad, si no se murió un perro”, denunció la señora Martha N., esposa y madre de 3 hijos del desaparecido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here