Con la cola entre las patas, y el pesar de que aun bajo la tutela de la alternancia, Tamaulipas sigue siendo puntero en la violencia nacional, Francisco Javier García Cabeza de Vaca llego a su encuentro con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador en la capital del país.

Hasta la casa de transición, se observo llegar a un mandatario humilde y sonriente, lejano al altanero y soberbio que rodeado de guardaespaldas y camionetas blindadas se pasea por Tamaulipas creyendose Todopoderoso.

Presuroso y sonriente, Cabeza de Vaca ingreso a la casa mas famosa del centro del país, tratando de hacerse el chistosito, a sabiendas de que no cuenta con las simpatías de Andres Manuel, quien se lo hizo ver con sus discursos críticos en campaña y luego ya ganado nombrando a JR, el cuñado incomodo, como representante del gobierno federal en el estado.

No fue un encuentro exclusivo, en la reunión también estuvieron presentes los mandos de Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Baja California a quienes AMLO al igual que García Cabeza de Vaca  les leyó la cartilla en aras de conseguir hacer de la franja fronteriza una zona franca en donde para beneficio de la población se pueda reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) al 8 por ciento y el Impuesto Sobre la Renta (ISR) al 20 por ciento.

En el encuentro con el presidente electo estuvieron presentes la gobernadora Claudia Pavlovich, de Sonora; los gobernadores Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León; Francisco Vega Lamadrid, de Baja California; Javier Corral, de Chihuahua y Miguel Riquelme, de Coahuila.

En tanto que por parte del equipo de transición del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, participaron los próximos titulares de Economía, Graciela Márquez Colín; de Hacienda, Carlos Urzúa; de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú; Roman Meyer, próximo secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y el futuro jefe del Gabinete, Alfonso Romo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here