Tal y como las autoridades lo habían anunciado ante la alerta máxima del desbordamiento del río bravo, el agua se ha comenzado meter al campamento de migrantes, a tal grado que han comenzado abandonar la planta baja del bordo y a llenar costales de tierra para evitar la inundación.

Se informó que el agua comenzó a meterse al campamento la madrugada de este viernes y ya por la tarde varias carpas que se encontraban en la planta baja ya estaban inundadas.

Lo anterior provocó la movilización de los migrantes que comenzaron a llenar costales de tierra para evitar que el agua se filtre más en el campamento.

En entrevista para los medios de comunicación, el Pastor Abraham Barberi, quien es uno de los representantes de los migrantes, señaló que han recibido donaciones de tierra para llenar los costales y señaló que los migrantes no han querido salirse del campamento debido a que no hay lugar para dónde los reubiquen.

Comentó que hasta el momento ninguna autoridad les ha garantizado un lugar seguro y tampoco les han asegurado que podrán regresar al campamento que es su principal temor.

Es de señalar que todas las carpas que se encontraban en la parte baja del campamento, ya fueron abandonadas debido a que quedaron bajo el agua y otros que pudieron rescatar su casa de campaña se subieron a la parte de arriba del campamento para cubrirse de la inundación.

Se espera que en los próximos días la situación empeore ya que se ha pronosticado que el nivel del agua siga creciendo.

Hasta el momento la autoridades que visitaron el campamento, únicamente fueron los elementos de la Guardia Nacional y personal de la COEPRIS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here