EL PAÍS.- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se ha visto envuelto en una nueva ola de críticas después de que durante un acto en Corea del Sur con trabajadores expatriados subiese a una mujer al escenario y la incitase a besarle en los labios. El suceso ha despertado rabia y ha desatado críticas hacia una figura etiquetada como misógina y machista por sus detractores, que en más de una ocasión ha pronunciado comentarios considerados despectivos y degradantes hacia las mujeres.

MÁS INFORMACIÓN
 Duterte anima a disparar a las guerrilleras en la vagina porque sin ella “son inútiles”
El presidente Duterte no tiene filtro

El incidente ha tenido lugar en Seúl, cuando Duterte llamó a una mujer al escenario y la invitó a recibir un libro que estaba repartiendo a cambio de un beso. “Tienes que pagarme con un beso, ¿estás preparada para besarme?”, le dijo. Mientras la mujer le ofrecía la mejilla argumentando estar casada, Duterte señalaba repetidamente que lo quería en los labios y, tras el beso, le dio un abrazo entre aplausos y ovaciones del público, según mostró un vídeo del canal filipino PTV4. Después comentó que el beso solo fue una “artimaña” para entretener a las cerca de 3.000 personas que asistían al evento.

“No lo toméis en serio. Es solo por diversión, una artimaña”, ha dicho el controvertido presidente de Filipinas. La agencia Philippine News Agency ha identificado a la mujer como Bea Kim y ha publicado una pequeña entrevista con ella en su página de Facebook. “No hubo malicia”. “Para mí, para él, no significa nada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here