Por Valentín Calles M.

Cada día es más difícil para los migrantes quedarse a vivir en el campamento del Puente Nuevo.

El espacio de la zona federal ha sido insuficiente para poner más casas de campaña en el campamento, han tenido que recurrir al bordo del Río Bravo al piso de tierra para instalar un espacio donde vivir, donde tener sus cosas.

En temporada seca no habría problema, sin embargo, con la temporada de lluvias que se avecina, complicaría más las cosas para quienes ya viven ahí, sobre todo para los niños que son los mas vulnerables en estas condiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here