.
.

La verdad es lo importante…

.

Quemaron a española y a Gobernador le vale


El tiempo y la ciencia confirmaron que lo que en un principio las autoridades querían ocultar, que la osamenta encontrada en el poblado Villa de Casa pertenecía a Pilar Garrido, española radicada en Tamaulipas.

Pruebas forenses equiparadas al ADN que se extrajo al bebe de Pilar, de un año de edad, revelaron el asesinato de la mujer en circunstancias que están lejos de ser clarificadas.

 

bc596e0fff01eb2_ab6511606e5b009d9c89ca05f62df970-c-702x4011

Así que a más de un mes de búsqueda, el gobierno de Francisco Javier García Cabeza de Vaca tuvo que reconocer el secuestro y asesinato de la madre de familia española.

Huesos, cabello y  uñas habían sido localizados en el pareja explorado con peros entrenados y drones asignados en los alrededores del lugar donde el esposo dijo que se habían llevado a Pilar.  Todo estaba dentro de una lumbre comenzada para desaparecer los restos de la mujer.

La española, de 34 años, estaba desaparecida desde el pasado 2 de julio. Su esposo denunció entonces que dos hombres armados la habían secuestrado  cuando ella, él y su hijo volvían de pasar el fin de semana en la playa en Soto La Marina y se dirigían a Ciudad Victoria, uno de los municipios más violentos del país.

Las autoridades confirman ahora sus sospechas, después de confrontar el ADN de los restos encontrados con los del hijo de Pilar. La hermana de Pilar, Raquel, ha llegado este viernes a Ciudad Victoria, donde se le ha informado del resultado de las pruebas.

Jorge Fernández, su esposo, explicó a los investigadores que la mujer, su hijo y él pasaron el primer fin de semana de julio en La Pesca, un poblado turístico de la costa de Tamaulipas. Que el domingo por la tarde subieron al coche y emprendieron el camino de vuelta a Ciudad Victoria, la capital del estado, su casa desde hacía tres años. Que a mitad camino, un carro se les emparejó y les obligó a parar. Que bajaron dos muchachos armados y se llevaron a Pilar. No quisieron nada más. Ni su coche, ni el dinero, ni su teléfono móvil…

Jorge denunció el secuestro el lunes 3 de julio, pero la familia no divulgó la historia hasta dos semanas más tarde. Las autoridades no avanzaban y los supuestos secuestradores no se ponían en contacto. De hecho, la procuraduría de Tamaulipas ni siquiera ha abordado el caso como un secuestro justo por eso, porque nadie llamó nunca para pedir rescate.

Reseñas

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>