marianacornejoburbuja

Cuando la gente va a viajar en avión, antes de despegar, la tripulación da instrucciones muy importantes que se deben seguir al pie de la letra en caso de emergencia, una de las instrucciones que viene a mi mente es la siguiente: “pasajeros que viajan con niños deben colocarse primero su máscara y luego la otra colocársela a los niños…”.

¿Están locos o qué piensan? Eso pensé alguna vez, pues como madres tenemos ese instinto de protección y queremos resguardar lo mas preciado que tenemos, obviamente nuestros hijos, en nuestra vida diaria eso es lo que hacemos, cuidarlos de todo y de todos; nos aseguramos que coman todas sus verduras aún en contra de su voluntad, los protegemos de caídas, en estos tiempos casi casi la hacemos de escudo para que a ellos no les pase nada.

Nuestras crías son siempre nuestra prioridad, que no les falte ropa, calzado; nosotros podemos esperar, pues después de los niños esta la casa, siempre habrá cosas que comprar, reparar o sustituir y eso genera gastos, así que dinerito para nosotras no hay, ya habrá después, luego queremos sentarnos un momento y llega el marido, olvídenlo, levanta ese cuerpo fatigado y trabajado y atiende a tu hombre (se lee muy machista verdad? Pero para que nos hacemos es la verdad).
Anteriormente hablamos de un tema parecido pero con otro enfoque, esta vez queridas lectoras hay que analizar la parte emocional, porque siempre siempre anteponemos nuestro punto de vista, nuestro sentir, nuestra salud, nuestro tiempo, nuestro valor, en pocas palabras todo esta delante de nuestra felicidad; y no es justo, en todas partes leemos y escuchamos que para hacer feliz a alguien, para amar a alguien tenemos que amarnos primero, queremos lo mejor para nuestros hijos, que sean felices y nosotras no lo somos, hay parejas que ya no funcionan y como mujeres y madres que son, piensan que la felicidad de sus crías depende del matrimonio de sus padres, en cierto punto lo es, pero no al cien por ciento, en el mundo que vivimos actualmente, con nuestros hijos tan inteligentes y modernos, prefieren ver a sus padres felices, contentos con sus vidas, enteros, en paz y si para ser y estar así los tiene que ver a cada uno por su lado, pues ni modo, los niños entienden eso hoy, es preferible que verlos juntos peleando como perros y gatos, no es sano para nadie de la familia.
Lo mismo aplica para nuestra salud, cuantas veces nos a pasado, que andamos con la gripe, la tos, las molestias de cada mes, que nos duele el riñón, en fin, no estamos exentas de una enfermedad porqué? Porque no nos cuidamos debidamente, no tenemos esa misma atención que tenemos con nuestros hijos, de proteger y prevenir enfermedades, por estar al pendiente de todo y de todos, no comemos adecuadamente, no hacemos ejercicio y solo por salud ya dejemos de lado la estética, somos muy de andar diciendo: “ay mijo, Dios quiera y me dé vida y salud para verte crecer, salir de la universidad realizado profesional y personalmente…”, así cómo señora? Sí eso es lo que queremos, pues hoy es el momento de empezar a cambiar y no solo eso a mejorar nuestros hábitos y procurarnos, cuidarnos y querernos un poco no, mucho más, es verdad somos muy fuertes y aguantamos cualquier tormenta, pero la soportamos si estamos bien protegidas.

Pero tienen mucha razón en las instrucciones que dan en los aviones, primero nosotros, protegernos nosotros, para qué? Para poder dar una mejor atención, cuidar mejor a quien mas queremos, tenemos que estar físicamente bien y emocionalmente también para brindar y darlo todo por nuestro tesoro mas valioso.
Lectoras mías, vamos a cuidarnos, valoremos este cuerpo que tenemos y que tanto nos da, cuidemos y demos un abrazo a nuestro corazón, que no importa lo que sientan por él, nosotros lo amamos y lo vamos a hacer latir de pura felicidad, felicidad que va a depender de nosotras, de nadie más, alimentemos el alma, así nuestros hijos sabrán y entenderán que la felicidad no depende de nadie, sino de ellos mismos, de su actitud y su manera de ver y vivir la vida.

Al carajo todos, primero yo. Primero mamá

        

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here