Por Valentín Calles Melo

En un recorrido realizado por la Fronteradice debajo del Puente Nuevo Internacional donde se encuentran las medidas del nivel de creciente de agua del Río Bravo, se pudo observar que rebasa los 7.60m aproximadamente y no como lo dijo la JAD que estaba en un nivel de 6.

Es alarmante la situación pero los migrantes no quieren salirse del campamento, dicen que ahí se van a quedar y no se van a ir a ningún lado, con esta actitud están poniendo en peligro su vida, las de sus hijos y demás personas que viven ahí.

Han dicho los migrantes que la responsable de GRM Gabriela presuntamente les dijo que quien abandone el campamento ya no podrá entrar, se desconoce en qué fundamenta este dicho ya que organizaciones, iglesias hacen esfuerzos por llevarlos a lugar seguro pero no se quieren ir.

Se supone que quien debiera tener control del campamento migrante es el Instituto Nacional de Migración pero ante esta situación, surge la pregunta quién controla y regula realmente a los migrantes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here