Con tal de salvar a dos perras enfermas, la activista Gina Álvarez se brinco una reja en domicilio en la colonia Villa Florida de Reynosa y pudo poner a salvar a las canes, aunque una de la raza boxer murió horas después.
La acción que fue muy aplaudida en grupos de rescate de animales, también provocó criticas a la dama por la irrupción sin consentimiento y hasta la amenaza de demanda penal por parte de los dueña de los perros que los tenia en total abandono.
«La dueña ya nos anda buscando muero de miedo! Dice que va. A demandar! Mi pregunta es que delito cometí! Y como se llama esta atrocidad que ella cometió por si no lo sabe existen artículos en la ley de protección animal que nos amparan ojalá me demandes que poca vergüenza de todavía buscar culpable».
Días después de rescatar a dos perras en situación de abandono, Gina muestra en su cuerpo los estragos físicos moretones y raspaduras de la incursión donde brincó una barda y con esfuerzo las liberó.
Sin embargo el mayor dolor para la animalista no es físico sino emocional ya que una de las perras murió y la otra necesita un tratamiento para salvarse cuyo costo es de mil 200 pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here