Por José Román Acuña

Aunque la mordedura de una araña violinista lo dejo sin el chamorro izquierdo, no logro arrancar la sonrisa y optimismo del lavacarros Juan Antonio Hernández García atacado por el peligroso insecto en el fraccionamiento Las Brisas.

Fue el 19 de agosto cuando el hombre de 34 años sintió durante la madrugada un fuerte dolor en la corva de su pierna izquierda.

“Me quise levantar pero se me fueron las fuerzas, fue en cuestión de minutos que me comencé a sentir mal, pero alcance a ver como la araña se iba y fue cuando me sali para agarrar el taxi que me llevo al Hospital Pumarejo”.

Explica como desde el primer minuto recibió el apoyo total de galenos y enfermeras del nosocomio que lo salvaron de las garras de la muerte, para lo cual tuvieron que amputarla la pantorrilla izquierda debido a que la carne se puso putrefacta en cuestión de horas.

“Lo que sigue ahora es tener mucho cuidado con mi pierna o la puedo perder, por eso pido el apoyo de la población, pues con estos calores hay riesgo de que se me infecte, lo que necesito es un aire acondicionado, aunque sea viejito, de ventana, para poder estar fresco”.

Se dice a la espera de cualquier apoyo en el número 37 de la calle Miguel Hidalgo en la colonia Insurgentes donde su tía le dio cobijo durante el tiempo que dure su recuperación.

“Y donde me están aguantando ya que no puedo pisar, no puedo trabajar y son muchos los gastos que tengo por eso agradecere cualquier ayuda que me hagan llegar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here