Banderas rojinegras fueron colocadas en 41 plantas de Matamoros en el arranque de una huelga general emprendida por 30 mil trabajadores.

Se trata de trabajadores afiliados al Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales de Maquiladoras de Matamoros que decretaron el paro general debido a que la clase empresarial se negó a darles aumento del 20% directo al salario y la entrega de un bono de 32 mil pesos. Desde el 17 de enero el SJOIIM, por sus siglas, emplazo a huelga a sus 45 maquiladoras que no atendieron el pliego petitorio de los trabajadores.

Fue en punto de las 2 de la tarde que los trabajadores pusieron las banderas rojinegras, desoyendo el ofrecimiento de los empresarios que el jueves 24 les dieron ultimo ofrecimiento de 10% de aumento y 10 mil pesos de bono. 

En algunas fabricas el proceso fue ríspido debido a que los gerentes ordenaron a guardias de seguridad, el bloquear las puertas para impedir que los trabajadores que estaban en las líneas salieran.

Tal problemática , sucedió en plantas como Trico, Inteva, Albea Cepillos de Matamoros, y ATD donde los huelguistas se abrieron paso a empujones para poder sumarse a los grupos que comenzaron a hacer guardia en las afueras de las naves industriales para evitar que bienes, maquinaria y unidades motrices fueran sacados por personal de confianza.

Un contingente de obreros, encabezado por la activista juarense Susana Prieto Terrazas recorrió las plantas de Parque Industrial y pidió el apoyo de la Policía Estatal Preventiva para rescatar a los obreros que estaban dentro de las plantas y les impedían la salida Por la mañana, Alfredo Rodríguez Marrufo, Subsecretario del Trabajo del Gobierno Federal encabezo una conferencia de prensa en donde pidió a los obreros dar una prorroga de 10 días para continuar las negociaciones y evitar que la huelga comenzara este viernes.

Sin embargo, el líder obrero Juan Villafuerte Morales, señalo que por acuerdo de asamblea no se daba la prorroga y la huelga se hizo realidad a las 2 de la tarde.

Desde diciembre, el organismo sindical había advertido a sus 30 mil afiliados que por ganar encima del salario mínimo, no habrían de ser beneficiados con el decreto presidencial que lo aumentaba al doble.

Sensibilizados por la falta de un aumento salarial, los obreros recibieron un segundo golpe cuando los empresarios interpretaron a conveniencia el decreto para evitar entregarles un bono de productividad que desde el 2015 se convirtió en una conquista sindical.

Desde ese año, las fabricas estipularon en el contrato colectivo que para evitar agregar al sueldo del trabajo el aumento al salario mínimo fijado a nivel nacional, se les daría un bono único consistente por la cantidad aumentada y multiplicada por los 365 días del año. Tras depositar a cada trabajador cantidades que iban de los mil a los 3 mil 400 obtenidos entre 2015 y 2018, para este 2019 y con el decreto presidencial elevando al doble el salario mínimo, el bono asciende a 32 mil 251.4 pesos.

Los empresarios informaron a través de los delegados sindicales que el decreto presidencial que no los facultaba para doblar el aumento si desaparecía la clausula del bono, lo que enojo a la asamblea de trabajadores. A manera de mostrar su inconformidades desde el 12 de enero trabajadores de empresas como Autoliv, Polytech, Trico, Intevca, Konsberg, Parker, entre muchas otras, salieron de las plantas para comenzar una serie de paros laborales que dejaron perdidas millonarias, de acuerdo a la Asociación de Maquiladoras de Matamoros. Rolando González Barrón, líder de los empresarios, califico a los obreros paristas de ignorantes y rijosos, y advirtió que los empresarios no cederían.

También amago con descontar los salarios de todos aquellos de no entraran a las fabricas durante las movilizaciones. Para el jueves 24 de enero y con la huelga encima, cuatro plantas accedieron a la petición de los trabajadores: Polytech, CTS, AFX, Core y Parkings lograron que los obreros retornaran a las plantas tras aumentar su sueldo al 20% y prometer la entrega de los 32 mil pesos en dos partes, la primera se acredito este mismo viernes.

Con 41 plantas maquiladoras de Matamoros detenidas, el clima es tenso, los trabajadores se mantienen afuera junto a las banderas rojinegras a la expectativa, con la confianza de que su inactividad que hace perder millones de dólares, sirva como presiones para sus empleadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here