marianacornejoburbuja

 

 

Querido hijo, te escribo esta carta esperando, no justificarme, sino de que sepas lo que siento en estos momentos y que entiendas el porqué de muchas de las decisiones que he tomado en tu vida; creeme no es fácil escribir todo lo que quiero expresar en esta carta, pero haré lo posible por capturar la esencia de mi amor por ti.

Bueno, empezaré por decirte que aunque tú no lo creas y no lo parezca, pero cuando te llamo la atención (o como tu le dices “regaños”), es porque quiero que modifiques tu conducta, para que seas mejor persona, un excelente ser humano, con valores morales, éticos, civiles, para que con el paso del tiempo te sientas feliz contigo mismo, con tus acciones y virtudes. Jamás he pretendido hacerte daño verbalmente, busco siempre la manera de no ofenderte, de no incomodarte ni hacerte sentir mal. Aunque muchas veces te lo digo, te lo vuelvo a repetir: “todo lo que te digo es por tu bien, nadamas”.

Si por las tardes cuando terminas de jugar con tus juguetes, te digo que los levantes y los acomodes en su lugar, no te molestes, eres un niño que tiene que aprender que después de haber hecho algo, lo que sea por mas simple que eso parezca, tienes que levantar y limpiar el desorden que hiciste, creeme, es algo que ahorita no entiendes su “porqué” pero conforme pase el tiempo lo vas a ir entendiendo, las cosas son muy  diferentes cuando dejas de ser niño.
Si te digo que te sientes bien en la silla de la mesa cuando vamos a comer, que bajes los codos de la mesa, que mastiques con la boca cerrada, es para cuando tú estés en presencia de otras personas  que no seamos tu familia, sepas como comportarte y  actúes con educación y propiedad  frente a ellos; el aprender a usar los cubiertos, la servilleta y sobre todo que recojas tu plato y lo pongas en el lava trastes, no es por darte molestias, todo tiene un fin.

Sé que te hablo a cada segundo, y te estoy diciendo cosa por cosa de lo que tienes que hacer, pero es porque pienso que o una de dos: o no me entiendes a la primera o no quieres obedecer por estar jugando.
Deja de pensar que te fastidio, no lo es creeme, solo quiero, así como tú, que me pongas atención cuando te hablo, porque te estoy evitando muchos errores y malas decisiones, no quiero que te caigas, te golpees, te hagas daño o peor aún que te hagan daño, no quiero que te enfermes, te contagies, te desilusiones, eres un niño tan pequeño (bueno para mi siempre lo serás aunque algún día te salga bigote) y deseo que no sufras tan chico por cosas que no valen la pena.
También sé que habrá situaciones que no podré evitarte, donde no voy a estar para defenderte, pero espero que todo lo que hoy yo te enseño e intento fortalecer en ti, te ayude a ser fuerte y a hacerle frente a lo que se te presente, trabajo todos los días por fortalecer tu carácter, pero también me enfoco en que tengas sensibilidad y tacto al inter actuar con el resto de la gente, de que me entiendas cuando te digo que todas las personas somos iguales en cuestión de genero, pero no somos iguales en pensamiento.

Quiero que sepas también que tú viniste a mi vida a mejorarme en todos los aspectos; donde yo no veía tiempo, lo encontré, donde yo no veía espacio, tú me ayudaste a verlo y hacerlo mas grande, me estas enseñando a amar de otra manera, una diferente que yo no sabía que existía, que no sabía que podía hacerlo, contigo he aprendido a apreciar detalles que antes no tenían tanta importancia en mi vida; eres mi centro de atención, mi motivo, eres mi mas importante proyecto de vida.

No soy perfecta hijo mío, he cometido errores en mi vida, he tomado decisiones que me han costado caro; y tengo que confesarte que también renegué de mi madre tu abuela, de su manera de educarme, de como me mandaba a hacer las cosas, pero no es hasta ahora que te tengo que comprendo todo lo que ella hizo por mi y yo no lo entendía igual que tú, hasta hoy que ya te tengo conmigo; te repito hijo de mi corazón no soy perfecta y estoy tratando de no cometer errores al criarte y educarte, estoy tratando de no dejarte a la deriva, trabajo todos los días en ser mejor persona, mejor mami para ti; y no para que me lo reconozcas, tampoco para que digas y grites a los cuatro vientos que soy la mejor  mamá del mundo, ni para recibir un gran regalo del día de las madres, me levanto todos los días con el proposito de ser mejor madre, de encontrar paciencia en mi interior, en ser inteligente y guiarte mejor, porque ese será mi gran regalo cuando ya no necesites de mi, verte independiente, salir adelante, una persona hecha y derecha, con valores bien fundados difíciles de arrancar, alguien que no se deje corromper, manipular o vender al mejor postor.

Querido hijo, quisas a esta carta hoy no le encuentres sentido, porque estas muy pequeño, pero al igual que yo, cuando seas mayor, espero comprendas que mis llamadas de atención, mis gritos de desesperación para que voltearas a verme, siempre siempre han sido por un motivo. Quiero que sepas que nunca cambiaría nada de lo que he vivido a partir de que supe de tu existencia, por otra cosa o situación, yo no sería feliz sin ti, yo no sería la misma sin ti.

Te amo desde que leí “Positivo” en la prueba de embarazo, y si ahora te abrumo mucho con mi forma de educarte, conforme pase el tiempo le encontraras sentido.

Con todo mi amor

 Tu mamá

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here