En el décimo aniversario de la muerte de Rodolfo Torre Cantú quien fue candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas se esperaba que en Matamoros se hiciera una guardia de honor en la sede tricolor pero su dirigente Héctor Silva está más preocupado por tomarse fotos que acordarse de los muertos. 

Lo que es una fecha especial para el priismo en este estado, a Héctor Silva eso le viene guango y demuestra una vez más que no está preparado para asumir las riendas de este partido que se encuentra muerto.

Este domingo 28 se cumplieron 10 años de la muerte de Rodolfo Torre quien fuera asesinado, crimen que un sigue IMPUNE, en otros años se han desarrollado ceremonias y ahora aun con la sana distancia se esperaba que el líder tricolor pusiera una foto del extinto y una ofrenda, pero es tan avaro que ni eso quizo comprar.

Con esta omisión Héctor Silva demostró su falta de respeto hacia la memoria del ex candidato a gobernador que fue víctima de atentado en el que también murieron su coordinador de campaña Enrique Blackmore Smer, y tres de sus escoltas: Luis Gerardo Sotero Zubiate, Rubén López Zúñiga y Francisco David López Catache.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here