marianacornejoburbuja

 Cuando estamos enamorados de nuestra pareja, es lo mas hermoso a poco no?

Se convierte en la persona mas importante de nuestra vida, incluso hay quien a sabiendas que es un noviazgo todavía lo que se tiene, lo pone en primer lugar, desplazando a su familia, a sus amigos incluso a si mismo, muchos llegarían a pensar que mas que enamoramiento es obsesión o capricho, unos mas que otros pero los hay.

Luego se llega a formalizar la relación o se llega al matrimonio, es lindo e importante seguir siendo o seguir dándole la importancia que se merece la pareja, ser atentos y amorosos para que la llama del amor no se apague, no perder los detalles y cariños que desde novios se tenía.
Después en algunos matrimonios es inevitable la llegada de los hijos y como madres sabemos que los bebes requieren tiempo, atenciones y demás, no podemos dejar que crezcan a la deriva porque en la actualidad y la realidad no lo permite, sería irresponsable hacerlo.

Es que los bebes son hermosos, las mujeres de por sí aunque no sean nuestros nos encantan y siéndolo nos desvivimos por ellos, los cargamos, los atendemos, los cuidamos, los mimamos y no queremos despegarnos ni un solo momento, porque sabemos que crecen tan rápido y perdernos el momento en que dan sus primeros pasos, sus primeras palabras, cuando se caen sus dientes, su primer festival y tantas primeras veces de ellos, que para nosotros es imperdonable pasar por alto esos detalles.

Y es que entrar al mundo de los hijos y querer salir es muy difícil, mejor dicho no hay salida, desde siempre hay que estar disponibles para ellos las 24 horas, los 365 días a poco no?

Para los hombres en este caso la pareja, puede parecerle complicado entender que los niños necesitan de todo nuestro cuidado y atención; hay que añadirle a esto que hay mamis que trabajan y tienen que cumplir con un horario, es normal que al llegar a cada quieran pasar tiempo con los niños, saber cómo les fue en la escuela y todos esos detalles mientras se hacen los quehaceres de la casa, entonces es lógico que en algún momento los maridos se sientan desplazados, que no se les pone la atención que se debe, es ahí donde ellos llegan a pensar que ya no los queremos, que no nos interesan, que le cansancio lo usamos de pretexto, en fin tantas y tantas frases que ya sabemos; y que tienen razón, si, así como leen, los maridos tienen razón, no porque tuvimos hijos y necesitan nuestra atención vamos a mandar al carajo la relación que construimos con él, es verdad que ellos deben comprender que al nacer las crías las cosas cambian, pero no debemos arrumbar el matrimonio.

«Los hijos al rato crecen y se van…», «disfruta a tus hijos ahorita que están chicos, porque al rato les salen alas…», «…yo di todo por mis hijos, h as ta el matrimonio, hoy mis hijos ya son adultos y yo estoy sola en mi casa», «primero son los hijos y luego el marido…», «me enfoque tanto en mis hijos que perdí de vista mi matrimonio…», «cuidé, eduqué, protegí a mis hijos, sus hijos y no lo valoró…», «nuestro matrimonio se volvió costumbre, rutina o no sé», «dejó de hacer todo lo que me enamoraba de él…», » hay prioridades ahorita son mis hijos, él puede esperar».

Y así puedo seguir, escribiendo cada frase y todas son dolorosamente ciertas, nuestros hijos son lo mas hermoso que nos pasó, pero recuerden nos sucedió justo después de vivir el enamoramiento, el noviazgo y el casamiento con nuestra pareja (quizá algunos se saltaron algún paso, pero aun así, los hijos llegaron después); debemos de tomarnos el tiempo para seguir compartiendo, para seguir nutriendo la relación, para cuando se llegue a la vejez y los hijos crezcan, la relación siga funcionando y mas que eso, se siga sintiendo de ambas partes el amor y la compañía; ahora bien, nuestra pareja también debe comprender lo que se mencionó anteriormente la importancia de los hijos y sus atenciones, inclusive debe formar parte y aportar a la formación y cuidados que requieran los niños.

Que quién es mas importante los hijos o el marido?

Obviamente los dos, ninguno mas que otro, sé que muchas personas van a diferir de mi escrito, pero aún así lo escribo; como madres y como pareja, debemos de hacer un balance entre la relación que seguimos teniendo con nuestra pareja y el amor y apego que tenemos con nuestros hijos, pirque hay una frase escrita mas arriba y muchas personas la dicen en especial los adultos mayores: los hijos crecen y se van (muchos agregan: «…y no lo agradecen» esperemos que en un futuro no sea nuestra situación), pero es verdad, es el ciclo de la vida, crecemos y seguimos nuestro camino, lo mismo sucederá con nuestros hijos y en la actualidad por estar enfocados en nuestro trabajo y en nuestros hijos, estamos descuidando nuestra relación y muchas parejas, muchos matrimonios maduros y jóvenes están en crisis o pasando por el divorcio y la separación.

Queremos niños felices, pero los pilares de la familia no alimentan el amor sus lazos no son fuertes y mucho menos tienen comunicación.

Seamos congruentes, actuemos a tiempo, si sentimos que nuestra pareja dejo de hacer algo, que está fallando en algo, si falta algo, hablemos ahora, también preguntemos por nuestras acciones, vamos a tomarnos tiempo para compartir a solas con nuestra pareja, encontremos, es mas hagamos el momento especial, no solo queramos recibir, también regalemos lo mejor de nosotros, si antes lo dimos por amor, ahora con el motivo mas hermoso, porque todos lo pensamos alguna vez: envejecer con el amor de nuestra vida y que mejor que sea el padre de nuestros hijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here