parasuarchivo

 

Sólo una sociedad enferma puede permitir que un partido postule como candidato a diputado a DANIEL SAMPAYO SÁNCHEZ. No señoras y señores, no culpemos al neo-PRI de Peña Nieto y Egidio, somos nosotros los que nos merecemos esta broma estúpida. DANIEL y toda su parentela, incluyendo (a su primo) al ex presidente ALFONSO SÁNCHEZ GARZA y  a su tío, el vividor RAMÓN SAMPAYO ORTÍZ, ex alcalde, ex diputado, ex delegado federal, otra vez diputado, por citar sólo algunos de LOS SAMPAYO y compañía que han tomado por asalto esta región que ya ni parece heroica ni leal. Invicta sí, pero en abulia.

DANIEL, el ahijado del prófugo de la justicia TOMÁS YARRINGTON RUVALCABA, es una muestra más, clara, precisa, del priismo que regresó a Los Pinos.
Por supuesto, tampoco se trata de defender LOS ERRORES del panismo foxiano y calderonista. Utilizaré palabras de dos panistas de altos vuelos, históricos, que encendieron focos rojos cuando se percataron que el PAN iba al despeñadero y cada vez se parecía más al PRI, me refiero a LUIS CALDERÓN (padre de FELIPE) y CARLOS CASTILLO PERAZA. Ahora que si quieren, sumaremos a FOX y su familia, que en la última elección presidencial votaron por PEÑA NIETO y no por JOSEFINA VÁZQUEZ. De ese tamaño es la tragedia nacional.
Sin llantos. Se trata sólo de acercarnos un poco a la imagen que nos ofrece el espejo.
Somos un pueblo sin horizonte ni esperanzas.
Y merecemos peores cosas por seguir creyendo que un milagro ocurrirá para que esto termine.
Hoy vemos a muchos falsos profetas y arlequines abrazando a SAMPAYITO, como se le conoce. Son las garrapatas de un sistema que está quebrado, navegamos sin corazón, sin piernas, sin cerebro.
La única postulación que merece DANIEL el priista es un orden de aprehensión.
Los más de 13 millones de mexicanos que huyeron a USA se sonríen, el tiempo les ha dado la razón una vez más. México no es la patria que deseamos. Nos falta valor para defenderla. Juárez no tuvo miedo ante el mejor ejército del mundo. La mayoría de los mexicanos de hoy, tiembla ante los fantoches disfrazados de políticos. ¿Con qué cara veremos, mañana, a nuestros descendientes?
Hay un delito denominado «enriquecimiento ilícito», aplicado a los funcionarios que de la noche a la mañana hacen grandes fortunas y luego se les comprueba que es dinero robado al pueblo. BUENO, pues el «enriquecimiento ilícito» resulta que no es delito grave, sea la cantidad que fuese, y se obtiene libertad bajo fianza. ¿Así o  más claro es el robadero aprobado por TODOS LOS PARTIDOS?
Es más grave en este país robarse un lápiz, una tortilla, un tomate.
YARRINGTON y RAMÓN SAMPAYO fueron socios y alternaron la Presidencia de Matamoros. Homar tragó el veneno. SAMPAYITO traicionó a SALVADOR TREVIÑO en la campaña de 2013.
¡Hombre¡, esto es mejor que una telenovela de traiciones e intrigas. Con una diferencia, las telenovelas no dañan, los políticos que padecemos, sí.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here