sangrante-burbuja-columna2

11651190_682349471910050_147509332_nLos extraño, pero he tenido un sinnúmero de problemas técnicos y mi querida Sra. LeDuc me comentaba –me debe usted una columna del aprobación del matrimonio homosexual- y es cierto, pero no solo se lo debo a ella, si no a mí y porque una de las personas que más quiero lo es. 10:08 del 26 de junio del 2015 se aprobó como derecho constitucional la realización de matrimonios del mismo sexo en Estados Unidos. Y vean bien la última parte “en Estados Unidos”. ¿Qué tengo que decir al respecto? Tres simples cosas: 1) Por más que queramos culturizarnos, aparentarnos, disfrazarnos y etiquetarnos como americanos ¡no lo somos! Somos mexicanos (aunque nuestro país tiene en su nombre Estados Unidos, más por desgracia para muchos, no de América). La ley que se cambió fue la –ley americana- y no la ley mexicana, y sí, me escucho muy pesimista pero solo es realidad. Ahora bien, con esto si ganan todos ¿Por qué? Porque nuestro vecino de las barras y las estrellas es, sin lugar a dudas, un parte aguas en cuestiones de todo tipo desde económicas hasta sociales y culturales (situación que se aplica en este caso). Y nosotros por querer vernos “cool” no tardaremos en decir: está bien, aceptemos el matrimonio homosexual pero viene aquí la gran duda ¿está México preparado para esto? ¡No! Simplemente no. Si aún no encuentra un equilibrio y un balance en los enlaces heterosexuales, si esta ahora fuertemente lanzada una campaña para detener la violencia intrafamiliar, si el hombre mexicano es tan machista para golpear a su mujer y llamar desde “marica” hasta un sinfín de sinónimos hirientes ¿creen ustedes que esta lista nuestra sociedad para ello? ¡NO!. 11651252_682349808576683_470703669_nLa sociedad americana tiene otra madurez en cuestión de todo, desde gente con tatuajes laborando en hospitales hasta cosas tan simples como respetar los lugares de discapacitados y la verdad es que tristemente no vemos eso aquí. Pero les dije que había 3 razones y aquí va la numero 2) El amor, es amor. Es un término totalmente universal. No tiene color, no tiene género, no tiene nacionalidad, no es partidario de ningún grupo político, no tiene religión, ni le va a algún equipo de futbol. El amor es amor y está escrito en todas partes, desde los árboles en los parques públicos hasta en la biblia. El amor está en donde quiera quedarse, no necesita leyes, no necesita constituciones, no necesita nada más que dos personas dispuestas a dar respeto y equidad. Entonces ¿es completamente necesario la aprobación en México del matrimonio gay? Y finalmente 3) Creo que, antes de exigir legalidad es vital aprender a convivir con los principios de la naturaleza misma. Antes, de buscar la legalización de un simple papel, ayuda a otros a entender su esencia. Antes de aparentar aprende a amarte y a mostrarte tal cual el núcleo supremo o el origen de las especies o lo que ustedes piensen los  crearon.

1 Corintios 13:4-7

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here